Google+ Aislado en este planeta

martes, 9 de enero de 2018

El coche eléctrico español

Recojo de la edición sevillana del ABC, un reportaje de lo más curioso si tenemos en cuenta que actualmente vivimos con interés, las novedades sobre este desarrollo revolucionario que es el coche eléctrico, aunque en realidad ya existía desde mediados del siglo XIX. De acuerdo con la noticia, resulta que en España tuvimos nuestra propia "Tesla" en 1946.

« Finalizada la Segunda Guerra Mundial y con restricciones de gasolina, el ingeniero industrial Francisco Domínguez-Adame Romero (Sevilla, 1905-1987) diseñó, en una sola noche, el primer coche eléctrico español. Lo fabricó artesanalmente, lo homologó y lo matriculó en 1946. Lo bautizó como DAR -las iniciales de sus apellidos- y lo usó como coche familiar durante 12 años hasta que Francisco lo cambió por un 600. Ahora uno de sus bisnietos, Ignacio Domínguez-Adame Palomo trabaja en el equipo de la Universidad de Sevilla que diseñará y fabricará un coche de combustión y otro eléctrico para competir a nivel internacional con otros equipos universitarios. 

jueves, 4 de enero de 2018

Relojes

Mi relación con la relojería viene de antiguo. En la década de los 50, en aquella España escasa, tener un reloj no estaba al alcance de cualquiera. Yo tendría unos 10 años cuando ya llevaba uno más grande que mi muñeca. Aquella máquina andaba a ratos y llegó a mi poder de una forma pintoresca. Un tío mío, especialmente dotado para los negocios, cambió a un "vivillo" que se encontró en la calle San Nicolás, un Longines de oro por dos relojes suizos, automáticos y de "gran calidad" y dos plumas estilográficas Parker, recién importadas de los EE.UU. 

Reloj de sol. Catedral de Chartres
Aquella operación resultó un dramático fiasco cuando mi tío descubrió que los relojes se paraban y las plumas manchaban el bolsillo del traje. Le sorprendí una tarde, en pleno cabreo, machacando un reloj con unos alicates y se disponía a acabar con el otro cuando intervine yo pidiéndole que porfa, no lo rompiera, que a mí me hacía ilusión. Se detuvo a tiempo y me largó el reloj con la promesa de que no se lo enseñara jamás.

Así comenzó mi afición por aquellos artilugios que se vio reforzada en cuanto me pude comprar una máquina más fiable. Después, los relojes siempre han sido santo de mi devoción y se cuentan por docenas los que he tenido, reparado, comprado, coleccionado, regalado y destrozado, de varios tamaños y formatos.

lunes, 25 de diciembre de 2017

Iberia, 90 años

En 1927 surge en España una compañía aérea con el nombre de Iberia a la que se le concede la explotación de la línea Madrid-Barcelona. El primer vuelo de la nueva empresa tuvo lugar un 14 de diciembre, hace 90 años.

Se programaron dos vuelos en aquel día que harían el trayecto partiendo de cada una de las ciudades. El protocolo había establecido que, durante el aterrizaje del vuelo procedente de El Prat y el despegue de otro desde el aeródromo de Cuatro Vientos hacia la capital catalana, Alfonso XIII inaugurara aquel puente aéreo. Pero el mal tiempo se interpuso en los planes. Una tormenta obligó al avión de Barcelona a un aterrizaje de emergencia cerca de Almazán, provocando un retraso de dos horas. A pesar de aquel incidente, ese día quedó establecida la primera línea aérea del país.

El primer avión de Iberia en 1927

La flota inicial de Iberia estaba constituida por tres Rorhbach Roland de fabricación alemana. Eran aviones trimotor que volaban a 170 Km/hora, con capacidad para 10 pasajeros y 2 tripulantes y disponían de asientos de mimbre. El trayecto entre ambas ciudades tardaba tres horas y media y la tarifa era de 163 pesetas, un dineral para la época.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Reflexión navideña

Soy feliz a mi manera

Ya hace un mes que llegó la Navidad. Se empezó a instalar en los escaparates, en las áreas comerciales, en los anuncios, en los black days, en las rebajas mid season y en los ocho días de oro. Vender y vender es la consigna. Un ataque furibundo a los bolsillos, cuanto antes mejor, no sea que se lo lleve otro.

Todo esto adornado de luces y villancicos para un escenario surrealista, tópico.., el de cada año. Es la Navidad que pasa por los bolsillos, por las tarjetas de crédito y por los modernos sistemas de pago contactless. La Navidad que deja la cabeza caliente y la cuenta exhausta. Van llegando los ausentes, se reúnen los amigos, cenan las empresas y aún falta el sobresalto de las elecciones catalanas y de la lotería, pero aquí ya se sufre poco. Si toca, bien y si no, salud. Como todos los años.

Después las aguas se calman y la Navidad llega más adentro. Se acerca el momento y sentimos un pellizquito. Los sentimientos afloran, los corazones se ablandan, y los mensajes nos disfrazan de buena gente. Por fin es Navidad y con la mejor cara, capeamos nuestras miserias de puertas adentro. Paz con quien nos difama, sonrisa con quien no hablamos hace un año, felicidad para quien no hemos recordado ni un minuto. Tranquilos y tengamos la fiesta en paz. Es la consigna.

Ha nacido el Niño. Como todos los años. Comamos y bebamos y mañana ya veremos. Alegría y escepticismo porque seguro que nada va a cambiar. Ni siquiera tras los buenos augurios para el Año Nuevo, tras una Noche Vieja sobrevalorada. Comienza otro año y aun quedan regalos pendientes pues faltan los Magos de Oriente. Una joya, un juguete, un viaje, un smartphone. Todos más niños, más ilusos, más felicidad y otra dosis de alegría que no sale gratis.

Después, las luces se van apagando y en la bruma aparece de nuevo el mundo real. Ahora habrá paz de la buena, silencio tranquilizador, dieta saludable y plan de ahorro.

¡Que iluso! Se me olvidaba. ¡Comienzan las Rebajas!



sábado, 9 de diciembre de 2017

Uber y el paraguas

Las "guerras del taxi"

Jonas Hanway, un inglés cuya vida trascurrió durante el siglo XVII, fue un comerciante, viajero, escritor, filántropo, editor y varios oficios más, que hicieron de el un personaje destacado de la sociedad londinense. 

A este hombre se le atribuye una historia que fue la que le hizo realmente famoso. Uno de sus destinos laborales fue Persia y viviendo allí, observó la comitiva de un príncipe al que protegían del sol con una extraña estructura en forma de toldo.

Su instinto comercial le hizo ver que allí había negocio si lograba fabricar aquel ingenio de forma económica y ponerlo al alcance de las clases populares. Quedó muy trastornado cuando trató de venderlos y se encontró con una protesta inmediata, pues no se había dado cuenta de que los paraguas eran un símbolo oriental de realeza y poder y no podían ser utilizados por otras gentes. Dicen que aquel error comprometió seriamente su presencia en el país y al poco tiempo lo abandonó poniendo rumbo a Inglaterra.


jueves, 30 de noviembre de 2017

Guernica, 80 años

A principios de 1937, Pablo Picasso aceptó el encargo de realizar una obra importante para el Pabellón de España de la Exposición Internacional de París. Se le pidió una "obra política" que debía apoyar la causa republicana de un país sumido en una guerra civil. Cuando Picasso recibió el encargo aún no se había producido el bombardeo de la villa de Guernica por los aviones alemanes, pero no hay duda que aquella tragedia influyó en la temática del cuadro.

Situación del cuadro en la Expo de París 1937

Este año he acudido a dos exposiciones conmemorativas del 80 aniversario de la creación del Guernica. La primera, en el Museo Reina Sofía, ha sido un referente de las celebraciones y su título era "Piedad y terror en Picasso". Es un periplo por el proceso de gestación y creación del famoso cuadro, acompañado de abundante documentación, fotografías y pinturas, incluyendo el propio Guernica. La segunda muestra, organizada por la Fundación Caixa, se titula "Picasso. El viaje del Guernica" y documenta desde el encargo, por parte del gobierno de la República, hasta su destino actual en el Reina Sofía, mostrando mediante fotos, vídeos y documentos, los viajes y peripecias del cuadro hasta su entrega a España en 1981.

martes, 21 de noviembre de 2017

Carrera espacial

La perra Laika

Hace ahora 60 años, un ser vivo dejó, por primera vez, el planeta Tierra rumbo al espacio. Fue la perra Laika, puesta en órbita en el satélite ruso Sputnik 2, el 3 de noviembre de 1957. La aventura de este personaje de cuatro patas constituye sin duda, un curioso y emotivo capítulo de la carrera espacial que durante décadas enfrento a los EE UU y a la Unión Soviética. Estas superpotencias pugnaron por superarse en cada una de las misiones que paso a paso, fueron escribiendo el avance en la conquista del espacio.

Nave espacial Soyuz transportada en tren hacia el cosmódromo de Baikonur

El 4 de octubre de 1957 los soviéticos habían dado un gran golpe al lanzar al espacio el primer satélite sin tripulación que alcanzaba el espacio exterior. Se trataba del Sputnik 1, el primero de un programa de cuatro satélites lanzados desde el Cosmódromo de Baikonur en Kazajistán. Funcionó durante tres semanas emitiendo una misteriosa señal que volvió locos a los norteamericanos, hasta que sus baterías se agotaron. Después siguió girando hasta alcanzar 1440 órbitas a la Tierra en las que fue perdiendo altura para acabar cayendo tras 92 días de vuelo.

domingo, 5 de noviembre de 2017

El hombre más rico del mundo

Cada año, desde 1986, la revista Forbes especializada en el mundo de los negocios y las finanzas, publica su lista de las personas más ricas del mundo que despierta gran interés en el ámbito de los negocios y cierto morbo en las gentes comunes que vivimos a años luz del brillo del oro y las estrellas.

El ranking, frecuentemente liderado por Bill Gates de Microsoft y sus adláteres de Amazon, Inditex, Berkshire, Facebook y otros, contabiliza fortunas personales por encima de los 50 mil millones de dólares, lo que no está nada mal. Pero estos ricos puestos en un contexto histórico, son pobre gente al compararlos con el que pudo ser el más acaudalado de todos los tiempos. Se llamaba Jakob Fugger y era un banquero y mercader alemán que vivió en la época del Renacimiento, al que se atribuye una fortuna que en términos actuales superaría los 400 mil millones de dólares.

La influencia de este hombre en su tiempo fue inmensa. Los dos poderes hegemónicos eran entonces el emperador del Sacro Imperio Romano y el Papa de Roma. Pues bien, Fugger era el financiero de ambos, de modo que su influencia en el ámbito político fue decisiva para escribir la Historia.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

En guerra con Francia

España ha mantenido a lo largo de la historia numerosos episodios bélicos y crueles enfrentamientos con la vecina Francia, pero quizás ninguno tan pintoresco y radical como el ocurrido a finales del siglo XIX cuando, ya repuesto en el trono el rey Alfonso XII, el gobierno de Sagasta organizó una visita diplomática por varios países encabezada por el monarca.

La Rendición de Bailén. Oleo de Casado del Alisal. Museo del Prado


En 1870 había tenido lugar la guerra franco-prusiana que terminó con el triunfo germano y fue el detonante de la unificación y el nacimiento de Alemania. Para refrendar el apoyo español, el rey viajó a Berlín, donde el canciller Otto von Bismarck le ofreció un banquete de gala en el que Alfonso XII ensalzó la causa prusiana y dio a entender que Alemania contaría con el apoyo de España en el caso de una nueva guerra contra Francia. Durante su estancia, el monarca presidió desfiles y maniobras del ejército prusiano y fue condecorado con el grado de coronel de los Ulanos, una guarnición establecida en Estrasburgo que precisamente había sido arrebatada a Francia por los alemanes en aquella guerra.

jueves, 12 de octubre de 2017

El atolón Bikini

La carrera armamentística ha sido una constante en la historia de la humanidad. Desde el primer hombre que se armó de una piedra para agredir a un prójimo hasta la obsesión del gordito feliz de amedrentar a todo el mundo, esto ha sido un sin parar.

Este tipo es peligroso
El arma más mortífera y espectacular desarrollada por el hombre ha sido la bomba atómica. Dejemos de lado la pesadilla química y bacteriológica que podría ser más letal todavía y veamos cómo fue la proliferación de aquel ingenio que se desarrolló inicialmente en el Proyecto Manhattan que dio como resultado la fabricación de la primera bomba atómica en el laboratorio de Los Alamos.

jueves, 5 de octubre de 2017

La Ruta Atlántica (II)

La Gironda


El río Garona marca la divisoria entre los departamentos del Charente Marítimo y la Gironda. Desde luego que la divisoria es clara ya que el río tiene un enorme estuario de cien kilómetros de longitud y una anchura de diez en algunos puntos. Con estas dimensiones, no hay un puente que lo cruce si no asciendes el río hasta cerca de Burdeos, lo que supone un rodeo de 280 kilómetros. Para facilitar las cosas está el ferry que te traslada desde el puerto de Royan a la orilla de enfrente en tres cuartos de hora, empleando en las operaciones de atraque la mayor parte de este tiempo.


Así lo hicimos a la mañana siguiente en uno de los trayectos madrugadores, de modo que antes de que calentara el sol ya estábamos pedaleando por las Landas del Medoc que es la franja costera conocida como Costa de Plata, que desciende entre dunas y pinares hasta la laguna de Arcachon. Puede considerarse que se trata de una playa ininterrumpida a lo largo de 100 kilómetros. Y hacia el interior el bosque, el inmenso bosque de las Landas, fruto de la repoblación forestal practicada intensivamente en el siglo XIX, siguiendo una política cuidadosa con el medio ambiente que se mantiene en la actualidad. La finalidad de estos bosques fue fijar las dunas, rehabilitar el paisaje y favorecer el desarrollo económico de la región con diversas actividades industriales y de ocio.

El ferry del Garona

Playas interminables


Las localidades costeras que incluye esta parte del recorrido son insignificantes. Casi todos los puntos civilizados son campings y pueblos playeros poco habitados, salvo en verano. El paisaje es bonito aunque algo monótono. Dunas inmensas que separan el mar del bosque que está compuesto principalmente por pinos atlánticos, conformando el mayor bosque de Europa. El recorrido es llano por carriles ciclables, asfaltados en buena medida, aunque no faltan tramos deteriorados. No es difícil despistarse pues a veces el camino correcto no es el más evidente.

Hourtin Playa y el mar de pinos

Una escala en la ruta fue Hourtin Playa que dispone de unos campings inmensos en unas playas inmensas. A pocos kilómetros hacia el interior se encuentra el Lago Hourtin que es el mayor de Francia de agua dulce. Más al sur destaca una pequeña localidad residencial llamada Lacanau Océan, que dispone de buenos equipamientos lúdicos en golf, equitación y deportes náuticos, además de un bonito lago en el interior.

Y más pedaleo y más kilómetros hacia el sur. Este fue el tramo más deshabitado ya que durante más de dos horas solo vimos dunas y pinos. Ni una casa, ni un habitante, quizás algún otro loco de la ruta al que saludar con un gesto en el fugaz encuentro.

Pista el el bosque...
y autopista para bicis
La civilización reaparece a la altura de Lège-Cap-Ferret, un pueblo del área de la laguna de Arcachon. Esta zona está bastante poblada y se compone de una sucesión de pueblos costeros que se asoman a la bahía. Las viviendas son de planta baja, la vegetación se diversifica, abundan los jardines y se percibe un nivel de vida elevado. En toda la laguna abundan las factorías pesqueras con la ostra como producto estrella. La gastronomía es variada y de calidad y la ocupación hotelera alta, al menos cuando llegamos buscando alojamiento.

La joya de la corona en la región es la ciudad de Arcachon. La ciudad se desarrolló por la burguesía regional desde finales del XIX y en la Belle Epoque, aunque se dio a conocer años antes con la moda incipiente de los balnearios que atrajeron a ricos y famosos con la excusa de cuidar su salud. El emperador Napoleon III residió una temporada en la ciudad y años más tarde el rey español Alfonso XII, adquirió una casa en la Ville d’Hiver. Este barrio residencial está actualmente bien cuidado y protegido y consta de docenas de villas de estilo modernista que son el mejor patrimonio arquitectónico de la ciudad.


Arcachon

El enclave de Arcachon es maravilloso ya que se sitúa en una península asomada a la gran bahía protegida del mar por un brazo de tierra de veinte kilómetros. Dispone de varias playas, puertos deportivos, hermosos parques y una vegetación exuberante acorde con su clima húmedo, templado y bastante soleado. Magnifico lugar de vacaciones.


Atardecer en Arcachon

Con un merecido homenaje a la gastronomía local terminó este periplo que nos tuvo entretenidos por tierras francesas durante una inolvidable semana. Sigue en pie el reto de repetir el año que viene en una nueva etapa de La Velodyssee. Si se puede.


La Ruta Atlántica (I)

Charente Marítimo

La fachada atlántica de Francia cuenta con innumerables rutas fácilmente transitables en bicicleta. De hecho, hay un itinerario de largo recorrido que atraviesa el país de norte a sur desde Roscoff en la costa de Bretaña hasta Hendaya en el País Vasco-francés, a través de una línea costera de 1200 kilómetros. Esta ruta conocida como La Velodyssee circula en lo posible por senderos y pistas sin tráfico y está toda ella bastante bien señalizada.

Departamento de la Charente Marítima

En el pasado Junio, una porción de esta ruta fue nuestro objetivo cicloturista recorriendo la región del Charente Marítimo. La ruta tuvo su inicio en La Rochelle, una bonita e histórica ciudad portuaria y un enclave estratégico para la defensa y el comercio durante la Edad Media.

La ciudad fue disputada por Francia e Inglaterra y cambió de manos en más de una ocasión. Esta historia bélica configuró la estructura de la ciudad con sus caserones, torres defensivas, murallas y el puerto. A poca distancia y unida por un puente de peaje, se encuentra la Isla de Ré que debidamente fortificada hizo de guardián para la ciudad frente a los ingleses y ahora es un encantador enclave turístico.

El viejo puerto de La Rochelle

Durante el siglo XVIII se desarrolla un comercio triangular entre Europa, África y América. Los barcos negreros hacen sus capturas en Cabo Verde y Guinea, venden su mercancía en el Caribe y regresan cargados de productos tropicales. En aquella época, La Rochelle fue el segundo puerto negrero de Francia y la isla de Ré se utilizó como fuerte de cautiverio del mismo modo que también custodió a los presos franceses conducidos a la Martinica.

Puente de la Isla de Ré

Tras la visita a la ciudad y la isla atravesando el famoso puente, la ruta marcada nos condujo a Rochefort, a orillas del río Charente, antiguo arsenal del rey Luis XIV y punto de interés, con su Cordelería Real, su barrio militar y sus antiguos astilleros. Coincidimos en este lugar con la Fiesta de la Música, una celebración internacional que tiene lugar el 21 de junio llenando las calles de músicos espontáneos y que tiene gran arraigo en Francia y ningún interés en España.

Desde Rochefort, la ruta hacia el sur discurre por terrenos de marisma, llanos y cubiertos por multitud de canales. Cerca de la costa se encuentra Marennes, punto de partida hacia la isla de Oleron a la que se llega a través de un inmenso puente. Siguiendo hacia el sur-oeste se encuentra la costa y el bosque de la Coubre atravesado por un magnífico carril que desemboca en La Palmyre. Se trata de un exclusivo rincón del Club Méditerranée, tan privado que no pudimos tomar ni una cerveza así que hubo que pedalear con rabia para llegar una hora después a Royan.

Playa de La Palmyre
La Gran Concha de Royan
Este es un buen destino en la desembocadura del río Garona que en este punto alcanza una anchura de unos siete kilómetros. La villa es vacacional, marinera y elegante con numerosas calas, puerto deportivo y casino. Royan ya tenía prestigio como lugar vacacional en el siglo XIX pero tuvo que ser reconstruida tras los bombardeos aliados en la II Guerra Mundial para desalojar a los nazis.

Buen tiempo, baño playero, cena agradable y sueño profundo para abordar al día siguiente la segunda parte de la gira, cruzando el río en un ferry e internándonos en el Departamento de Gironda.