Google+ Aislado en este planeta: LIBIA

domingo, 27 de marzo de 2011

LIBIA


En estos días se habla mucho de este pais pero, ¿que sabemos realmente de el?
Yo personalmente bastante poco y por ello he recopilado alguna información que me permita escapar de mi ignorancia.


Libia fue el nombre que se dio en la antiguedad al continente africano, después a la costa del mediterraneo y por último quedó restringido al territorio actual. Hay constancia escrita de la presencia de libios en el antiguo Egipto y posteriormente fenicios y griegos establecieron colonias en la costa de la actual Libia.


Durante la Edad Antigua perteneció sucesivamente al Imperio Romano, al Imperio Bizantino y más tarde, hacia el año 643 dC, caería bajo el poder y la influencia de los árabes y de su cultura.


El peligro que suponían para España los árabes y los otomanos en el Mediterráneo, así como la necesidad de acabar con la piratería en este mar, despertó el interés de Fernando el Católico por esa zona llegando a conquistar Trípoli. Más tarde, Carlos V la entregaría a la Orden de Malta y poco después caería en manos otomanas. Podemos decir pues, que Libia o al menos su costa, pertenecieron al Reino de España durante algunos años del siglo XVI.


La dominación turca duró más de cuatro siglos. Aprovechando la guerra de los Balcanes que libraba el Imperio Otomano, Italia se hizo con el control del país en 1912. Se crearon dos colonias en el territorio que en 1934 se unificaron con el nombre de Libia italiana cuyas fronteras coinciden con el actual Estado de Libia.




Durante la Segunda Guerra Mundial, el norte de Libia se convirtió en el escenario de enfrentamientos entre el Afrika Korps de Rommel y los aliados al mando del general Montgomery. Con la derrota del Eje (Alemania e Italia), el territorio pasó a ser administrado por los británicos y una pequeña zona por los franceses. En 1951, ambas potencias decidieron que Libia se convirtiese en un reino unido bajo la corona de Idris, un jeque tribal que se convirtió en rey.


Idris I gobernó el país con un sistema autocrático y patriarcal, ingresando en la Liga Árabe en 1953. Ayudó a sus vecinos argelinos en su independencia de Francia, occidentalizó el país y, con el hallazgo de petróleo en su suelo, abrió su explotación a compañías occidentales. De esta manera un país desértico con una actividad agrícola de subsistencia, dio un giro radical a su economía.


Tan sólo 15 años después de lograr su independencia, Libia sufre un golpe de Estado que derroca al régimen monárquico e instaura un Consejo Militar Revolucionario, de corte prosoviético y dirigido por el coronel Muammar el Gaddafi. En pocos meses se nacionaliza el 51% de la banca, se exige la retirada de las bases militares de EEUU y Reino Unido y se confiscan los bienes de gran parte de los ciudadanos italianos e israelíes.


Los pilares de la Jamahiriya (el nuevo modelo de estado libio implantado por Gaddafi) son el nacionalismo árabe, el estado del bienestar y la democracia directa al estilo socialista, asentado todo ello bajo la moral musulmana (prohibición del alcohol y del juego, por ejemplo). Este modelo de Estado carece de partidos políticos y rechaza la democracia representativa, tal y como se entiende en los países occidentales. De hecho, Gaddafi no ocupa oficialmente ningún cargo público y únicamente ostenta el título honorífico de “Guía o Hermano Líder de la Revolución”.


La era Gaddafi que ha llegado hasta la actualidad, está plagada de numerosos incidentes con los paises occidentales como las acusaciones de fomentar el terrorismo internacional, el atentado reconocido por Libia de un avión comercial que sobrevolaba Lockerbie en Escocia en el que murieron 270 personas, los  bloqueos comerciales al petróleo y las importaciones e incluso el bombardeo americano en 1986 de zonas estratégicas y militares incluido el palacio presidencial en Tripoli en respuesta a los diversos atentados atribuidos al regimen libio.


A partir de 1999, las relaciones se distensionan y Libia comienza a introducirse en los círculos internacionales. El Reino Unido reanuda las relaciones diplomáticas y los ministros de la Unión Europea levantan el embargo. En 2003 es la ONU la que deroga las sanciones económicas y en 2005 lo hacen los EEUU.


Durante ese período se suceden las visitas de los mandatarios británico, español y alemán a Libia y también de Gaddafi a Bruselas, aderezado todo ello con importantes acuerdos económicos con base en el petróleo y el gas. En el año 2006, los EEUU eliminan a Libia de la lista de países que apoyan al terrorismo y dos años después visitan el país la Secretaria de Estado norteamericana y el Rey de España. 


De esta manera, en la primera década del siglo XXI, el Gobierno libio se ha ido integrando progresivamente en el concierto internacional hasta que en el mes de febrero de 2011 comienzan los incidentes entre el gobierno de Gaddafi y sus opositores, en el contexto de las protestas del mundo árabe. A partir de ese momento la historia se está escribiendo en las arenas del desierto libio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario