Google+ Aislado en este planeta: Menorca (2)

sábado, 19 de marzo de 2011

Menorca (2)

Los núcleos urbanos más destacados de la isla son Maó y Ciutadella cada uno de ellos con una población inferior a los 30.000 habitantes.


Algunos datos más permiten hacerse una idea del pequeño universo que es esta isla.


Menorca tiene una población de unos 90.000 habitantes, concentrados en los ocho municipios en que se divide: Maó (capital administrativa de la isla), Ciutadella (la antigua capital), Alaior, Ferreries, Es Mercadal, Es Castell, Sant Lluís y Es Migjorn Gran.




La isla tiene una extensión de 702 kilómetros cuadrados y 216 kilómetros de costa. La distancia máxima entre los dos puntos más distantes es de 47 kilómetros y coinciden prácticamente con las dos ciudades, Ciutadella y Maó. 


La costa de Sant Lluís, en el extremo oriental de la isla, es el primer punto de España donde sale el sol. La máxima elevación de la isla es el monte Toro, de 357 metros. Este monte alberga un santuario así como las principales torres de comunicaciones de la isla. Ayer llegamos a la cumbre por una fácil carretera y pudimos ver prácticamente toda Menorca en una panorámica de 360º. Magníficas vistas de la isla verde.


Maó aparece encaramada a un acantilado, blanca, de edificios irregulares de poca altura, con el puerto a sus pies. La seguridad y amplitud de éste lo convirtieron desde la antigüedad en un privilegiado refugio naval y sirvió de argumento para que los ingleses trasladaran aquí la capital de la isla en detrimento de Ciutadella. En la actualidad, numerosas embarcaciones siguen disfrutando de sus magnificas instalaciones durante la temporada estival.




Ciudadela es el segundo núcleo urbano de la isla por detrás de Mahón y tanto la ciudad como su puerto poseen un encanto mágico y un aire señorial. 


Recorrer las calles estrechas del casco antiguo de la ciudad evoca historias de otra época. Pasear por el puerto hasta el Castillo de San Nicolás, hacer un alto en el camino y tomar una cerveza en la Plaza del Borne o en la Plaza de Ses Voltes, son algunas de las cosas que recomiendo en esta visita.


Además del encanto urbano de sus ciudades, Menorca cuenta con las más bellas calas, playas salvajes y aguas cristalinas que recuerdan e incluso superan a muchas playas del Caribe. 




Hemos recorrido varias calas a bordo del Ibiza y por destacar alguna parte de las costas me quedo con Fornell y la península de Cavallería con su espectacular faro en el punto más septentrional de la isla y más apacibles y civilizadas, las calas que rodean a Ciutadella.


Hoy sábado, toca cenar en el puerto para poder hablar mínimamente de gastronomía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario