Google+ Aislado en este planeta: El Viaje a Ítaca

sábado, 10 de septiembre de 2011

El Viaje a Ítaca

Constantinos Cavafis es un poeta griego (aunque nacido en Alejandria) fallecido en 1933. Aunque no es muy conocido, tiene varios poemas basados en las obras de Homero, de gran belleza y profundidad de pensamiento.

Una muestra es el "Viaje a Ítaca" basado en la Odisea que narra la vuelta a casa del héroe griego Ulises tras la Guerra de Troya. Ulises, rey de Ítaca tarda veinte años en regresar a esta pequeña isla griega del mar Jónico, que es su patria, trás un sinfin de aventuras y peligros que vence a fuerza de ingenio.


El Viaje a Ítaca ha quedado como una metáfora del viaje de la vida donde lo que verdaderamente importa es lo que ocurre en el trayecto más que el destino mismo, así como la persecución de los sueños que no siempre se alcanzan.


Este poema ha sido popularizado y versionado por algunos cantautores. Os invito a escuchar esta hermosa versión de Lluis Llach, que aunque todos hablamos catalán en la intimidad, está subtitulada.

Una maravilla de versos que se deben leer con atención a la vez que se escucha la canción.

Cuando emprendas tu viaje a Itaca 
pide que el camino sea largo, 
lleno de aventuras, lleno de experiencias. 
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al colérico Poseidón, 
seres tales jamás hallarás en tu camino, 
si tu pensar es elevado, si selecta 
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo. 
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al salvaje Poseidón encontrarás, 
si no los llevas dentro de tu alma, 
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo. 
Que muchas sean las mañanas de verano 
en que llegues -¡con qué placer y alegría!- 
a puertos nunca vistos antes. 
Detente en los emporios de Fenicia 
y hazte con hermosas mercancías, 
nácar y coral, ámbar y ébano 
y toda suerte de perfumes sensuales, 
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias 
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente. 
Llegar allí es tu destino. 
Mas no apresures nunca el viaje. 
Mejor que dure muchos años 
y atracar, viejo ya, en la isla, 
enriquecido de cuanto ganaste en el camino 
sin esperar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje. 
Sin ella no habrías emprendido el camino. 
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado. 
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, 
entenderás ya qué significan las Itacas.

Vista aérea de Itaca (Grecia)

1 comentario: