Google+ Aislado en este planeta: Oro para España

lunes, 27 de febrero de 2012

Oro para España

Han tenido que transcurrir más de 200 años para que la fragata "Nuestra Señora de las Mercedes" haya cumplido su objetivo: hacer llegar a puerto español un cargamento de 595.000 monedas de oro y plata procedentes del puerto del Callao en Perú.

Pero el final feliz de esta historia tiene muchos hitos a lo largo de dos siglos que darían para un estupendo guión cinematográfico si alguien de nuestra denostada industria del cine le pone los demás ingredientes para hacer la película.

La nave partió del puerto del Callao en Perú el 3 de abril de 1804 y tras navegar rodeando el Cabo de Hornos, hizo escala en Montevideo. Abandonó el puerto de la capital uruguaya el 9 de agosto de 1804, acompañada de otros tres navíos de la Armada y cruzó el Atlántico sin incidencias.

El 5 de octubre de 1804, a falta de un día para llegar al puerto de Cádiz, navegando frente a las costas del Algarve, se vió envuelta en un enfrentamiento con cuatro fragatas de la marina británica, superiores en armamento a la flotilla española. Un cañonazo del navío ingles “HSM Amphion” alcanzó al “Nuestra Señora de las Mercedes” haciendo volar la santabárbara del navío español y hundiéndolo en pocos minutos. Fue una enorme tragedia y sólo sobrevivieron 52 de las 315 personas que viajaban a bordo.

Grabado de la batalla que se conserva en el Museo Naval

Este ataque significó la declaración de guerra a Inglaterra, con la que se mantenía la paz en virtud al Tratado de Amiens de 1802 y el inicio de la alianza definitiva con Napoleón, y fue el preludio de una batalla mucho más importante y trágica: la Batalla de Trafalgar en octubre de 1805, también en las cercanías de Cádiz.

El guión continúa 200 años más tarde cuando el barco cazatesoros de la compañía americana Odyssey, descubrió en mayo de 2007, en la zona del golfo de Cádiz, el pecio de la fragata, de la que extrajeron unas 500.000 monedas de plata y oro (reales de a ocho y escudos, todos ellos de la época de Carlos IV y acuñados en el Perú), además de otros objetos y con la colaboración de Gibraltar y a través de su aeropuerto, fueron transportados a los Estados Unidos.

Días después, Odyssey anuncia el hallazgo. No informa apenas. Sólo dice que se trata de un tesoro de la época colonial, encontrado en un lugar indeterminado del océano Atlántico. Su anuncio tiene fines propagandísticos a fin de mejorar la cotización de la empresa en bolsa. La noticia dispara las alarmas entre los expertos españoles, que sospechan de inmediato que puede tratarse del "Nuestra Señora de las Mercedes", dada la magnitud del botín.

Gracias a los archivos históricos del Museo Naval y a una silenciosa pero eficaz labor de diversos expertos españoles, se ha demostrado ante los tribunales estadounidenses la solidez de los argumentos que finalmente han inclinado el veredicto a favor de la demanda de nuestro país.

Una primera decisión se tomó en el Tribunal de Tampa (Florida) el 22 de diciembre de 2009, en la que se establecía que el barco es patrimonio español y las 500.000 monedas de plata y oro extraídas ilícitamente por Odyssey debían ser devueltas a España. Tras diversas alegaciones, en septiembre de 2011, el Tribunal de Apelaciones de Atlanta (Georgia) ratificó la orden de un Juez de Florida para que la empresa entregase el tesoro a España. Odissey presentó un nuevo recurso contra la sentencia que fue de nuevo desestimado por el mismo Tribunal en noviembre de 2011.

Finalmente, en enero de 2012, y en un fallo que ya no admite recurso, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos rechaza el recurso de Odyssey y obliga a la compañía a devolver a España la totalidad del tesoro expoliado en 2007. El 25 de febrero de 2012, el tesoro de 17 toneladas es trasladado por dos aviones Hércules del Ejército del Aire desde Florida a la base aérea de Torrejón de Ardoz.


El diario El País ha confeccionado esta infografía sobre el hundimiento de la fragata española, que está muy lograda. Pincha para ampliar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario