Google+ Aislado en este planeta: Peñíscola

domingo, 22 de julio de 2012

Peñíscola


Comentan que, cuando el pintor se topa de bruces con la belleza, en un instante su pupila se dilata hasta inundar el iris. Esa misma sensación la puede experimentar cualquier persona, créame, al contemplar por primera vez la belleza de un castillo aferrado al mar.

Deseo con todas mis fuerzas que, cuando acabe de leer estas líneas, se sienta usted más cerca de Peñíscola. Esta ciudad, emplazada al Norte de la Comunidad Valenciana, se encuentra en un lugar lo suficientemente cercano como para venir sin pensarlo, y una vez aquí, lo suficientemente alejado como para olvidarse de lo que, a partir de ese momento, nada importa.
La historia nos ha contado, con orgullo, que el imponente castillo que gobierna la ciudad, en su juventud, se mostraba al mundo erguido, firme, impertérrito frente a los temporales de la naturaleza y del hombre que lo acechaban sin piedad. Entre sus brazos se cobijaron Nobles, Caballeros e incluso un Papa, su más fiel compañero, su hijo predilecto: Don Pedro de Luna.
Protegió en todo momento, como un padre, a sus moradores, sin importarle jamás las creencias que profesasen ni los ideales que persiguiesen. Quien en él habitaba era tratado como el más distinguido huésped, y no debía tener ningún temor. Fue testigo del cambio de los siglos, del paso efímero de sus gentes, del devenir del mundo. Hoy ya, cansado de ser joven, le espera tumbado en su fina arena, elegante, sereno, renovado. Si usted cierra los ojos, notará cómo el mar lo acaricia, cómo el viento lo abanica, cómo la brisa lo refresca.
Ahora este viejo Guerrero, como buen anciano, desea contarle al mundo sus batallas, sus amores, sus pasiones. Y lo hace a cada paso, mientras usted cree perderse entre sus estrechas callejuelas o mientras admira desde lo más alto de sus muros la inmensidad y belleza de su costa. Desde allí, como si fuesen trofeos, le mostrará la inexplorada Sierra de Irta, sus bellísimas playas, sus casas, sus gentes. Aún con el paso inexcusable de los años, conserva intacta su condición de afamado anfitrión y si, como ocurre muy a menudo, le convence para que vuelva a visitarle, no lo dude ni un instante. Aquí le espera Peñíscola.
Texto extraido de la web www.todopeniscola.com


Hace muchos años que visito Peñíscola, casi siempre en verano. Efectivamente allí está, siempre esperando y cada vez de forma renovada de modo que cada año la veo nueva, blanca e inédita, como si de la primera vez se tratase. Vuelvo a fotografiar sus paisajes y sus callejuelas. Más tarde compruebo que esa foto ya la hice otro año pero ahora resulta diferente. Otro enfoque, otra luz, otro momento, dan un resultado distinto.

Lo mismo ocurre con su gastronomía, que se basa en el mar y en su huerta. Hay mil y un sitios donde recalar y aunque la carta parece una fotocopia distribuida por todas partes, hay que reparar en los matices que aporta cada artista de los fogones a los arroces, a las "enteritas", a las gambas y el pulpo, al "suquet de peix" a las parrilladas de verdura y a un sinfín de platos sabrosos y tradicionales. En general, la calidad es alta sin tener que desembolsar por ellos una fortuna.

Una caña fresquita acompañando a una novela o un periódico en cualquier garito, un paseo a pie o en bicicleta por sus mil caminos y algun rato en el mar o tumbado en su inmensa playa, pueden completar el programa diario. Después la noche, siempre templada, siempre adecuada para cenar en una terraza y para tomar un trago relajado, a ser posible con alguna música de fondo.

Y así, suavemente se deslizan los días de no hacer nada, que son los mejor aprovechados.

Aunque tengo cientos de fotos del lugar, he seleccionado unas cuantas que se pueden ver en mi sitio de Picasa. Siempre pienso que no le hacen justicia a la belleza del lugar pero es lo que tengo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario