Google+ Aislado en este planeta: Belleza y burbuja en China

viernes, 24 de agosto de 2012

Belleza y burbuja en China

China sigue siendo una fuente inagotable de noticias, de curiosidades y de exotismos a los ojos de los occidentales. Veamos el caso de la ciudad de Ordos donde recientemente se ha celebrado el concurso de Miss Mundo. Como la joven china Wen Xiayu jugaba en casa y ante el alborozo general de los locales, ha resultado elegida la más bella del planeta para esta temporada y es que sin duda, cuenta con notables méritos para triunfar, ya que además de su físico, tiene una voz de soprano que dejó al público maravillado.

Precisamente el concurso se celebró en Ordos, una ciudad situada en la región china de Mongolia Interior, como parte de una campaña para promocionar "la mayor ciudad fantasma del mundo" y es que el Gobierno comunista chino no sabe qué hacer para que la gente se vaya a vivir a Kangbashi, un nuevo barrio construido a varios kilómetros de la vieja ciudad de Ordos, que lleva cuatro años sin estrenar. 

En realidad, Ordos, que es una cuidad-región del tamaño de Portugal, tiene una de las rentas por habitante más elevadas de China, gracias a sus importantes yacimientos de carbón y gas natural. La historia comenzó hace unos 20 años, con el inicio de la explotación del carbón a gran escala. Las empresas privadas mineras se lanzaron a las verdes tierras de la estepa de Mongolia, con enormes explotaciones a cielo abierto. Los agricultores locales vendieron sus tierras a los mineros y muchos se hicieron ricos. Florecieron los empleos en la industria auxiliar y en el transporte y el dinero empezó a fluir en la región hasta alcanzar el segundo PIB per cápita en China, después de Shanghai. 

El gobierno trató de convencer a los locales para invertir su dinero en la región y para ello planificaron a lo grande, una ciudad para millón y medio de habitantes. En su construcción participaron un centenar de arquitectos de prácticamente todo el mundo y el proyecto se definió como un paraíso para privilegiados. Tanto, que ahora prácticamente nadie puede pagar el precio de las viviendas. En realidad se trata de una burbuja fomentada por el gobierno ya que los tipos de interés que pagan los bancos de ese país son muy bajos, así que la gente tiene que invertir su inmensa tasa de ahorro en otros bienes, por ejemplo, inmuebles.

Inmensos barrios residenciales

Pero la compra del suelo está prohibida al ciudadano normal, y sólo pueden realizarla empresas con conexiones políticas. La consecuencia es una demanda desaforada de apartamentos y una construcción masiva, que ahora se está revelando imposible de mantener. En definitiva, una burbuja colosal que recuerda a la Seseña del Pocero, pero multiplicada por mil. 

Gigantesca plaza de Genghis Khan

El distrito de Kangbashi, donde se ha celebrado el certamen, se encuentra a 25 kilómetros del centro de la ciudad vieja de Ordos. La ciudad sorprende a los visitantes por su arquitectura moderna, a veces asombrosamente futurista, por eso resulta realmente chocante pasear por avenidas de diseño completamente desiertas y magníficos edificios de viviendas vacíos, como si de un gigantesco decorado a tamaño real se tratara. La zona dispone de magníficas avenidas con de torres de oficinas, centros administrativos, edificios gubernamentales, museos, teatros y campos deportivos, por no hablar de su amplia área residencial organizada en pequeños bungalows y casitas con jardín. El único problema es que casi nadie vive allí. Es una ciudad que simboliza en buena medida el estado de la economía china: un megaproyecto de 500.000 millones de euros construido en el desierto de Mongolia Interior que tiene viviendas para un millón de personas, pero que apenas viven en ella 20.000 porque los precios de la vivienda se han multiplicado por ocho en pocos años y nadie puede comprar.

Museo de Ordos. Arquitectura futurista

El caso de Ordos, sugiere que el gran auge de la construcción en China, cusante del sorprendente crecimiento económico del país, ha terminado. Como este es un fenómeno que se repite a lo largo y ancho del país, con más de 60 millones de apartamentos vacíos, ¿estamos ante una burbuja a punto de estallar? De todo esto en Occidente ya sabemos algo pero, ¿tienen los chinos que tropezar en su propia piedra?

RTVE se hizo eco de este asunto en un pequeño corto de su corresponsal Almudena Ariza, a finales del pasado año: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario