Google+ Aislado en este planeta: La torre Eiffel de Londres

viernes, 3 de agosto de 2012

La torre Eiffel de Londres

Para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa, en París se celebró la Exposición Universal de 1889 y entre sus construcciones destaca una que se ha constituido como el símbolo de la capital francesa. Se trata de la torre Eiffel, una esbelta estructura de metal que se puede divisar desde una enorme distancia.

París. Torre Eiffel

La idea, lejos de entusiasmar a los parisinos, tuvo un enorme rechazo social, pese al cual finalmente la Torre de Eiffel sería levantada e inaugurada el 31 de agosto de 1889, después de tres años de obras y polémicas. Tras la conclusión de la Exposición Universal, la torre seguía contando con el rechazo de los parisinos que no veían ninguna utilidad a aquella estructura de hierros, por lo que se fijó para el año 1900 la fecha de su demolición. Afortunadamente la armada francesa le salvó la vida, ya que tras unas pruebas del ejército con equipos de transmisiones, se llegó a la conclusión de que la Torre Eiffel con sus 312 metros de altura, era un lugar privilegiado para la instalación de antenas y equipos de radio, incipientes en aquella época. 

Desde Londres miraban a la torre de París con otros ojos. Apenas se hubo elevado hacia los cielos, muchos visionarios ya se dieron cuenta de que no sólo estaba emergiendo una gran torre de metal, sino que en poco tiempo se iba a convertir en un símbolo único de la capital francesa. ¿Por qué no hacer algo similar en Londres? Inmediatamente, a través de una iniciativa privada, se pusieron en marcha con la idea de superar a los franceses con una torre aún más alta. En 1889, el gerente del ferrocarril metropolitano de Londres, Sir Edward Watkin, adquirió los terrenos de Wembley con la idea de montar un parque de atracciones sin igual. Como centro de todo el complejo que tenía en mente, pensó levantar una torre que rivalizara con la de París. Así que, sin pensarlo mucho, creó "The Tower Company Ltd.", una empresa cuya primera actividad consistió en lanzar un concurso internacional de diseño de torres de metal. Es muy curioso consultar online el catálogo del concurso, con todos los modelos presentados, en:

Proyecto ganador
El proyecto ganador del concurso, el nº 37, fue el que aparece en la lámina contigua, obra de Stewart, Maclaren y Dunn. Como puede verse, la originalidad brilla por su ausencia en casi todos los modelos presentados ya que eran simples variaciones sobre la genial torre de Eiffel. La única diferencia, si acaso, era que el modelo elegido sería 65 metros más alto que la torre de París. Finalmente, nunca llegó a construirse. La obra comenzó sin mucho ánimo porque no había ayudas públicas y era Watkin y sus socios quienes financiaban todo el proyecto. La solicitud de dinero por suscripción pública no funcionó nada bien y, para colmo, la primera fase de construcción dio como resultado una estructura tan pesada que los terrenos sobre los que se asentaba empezaron a deslizarse, lo que provocó la estampida de los inversores.

Torre de Wembley en 1902

La obra se detuvo cuando había alcanzado el primer piso a 47 metros de altura y estuvo abierta al público hasta 1902. Después se cerró por razones de seguridad y en 1907 la estructura fue demolida para dar paso en los terrenos, al famoso estadio de Wembley inaugurado en 1923. En el año 2002, cuando se derribó el viejo Wembley para su reconstrucción dentro del proyecto olímpico, aparecieron en la excavación, restos de la malograda torre.

Estadio de Wembley

No hay comentarios:

Publicar un comentario