Google+ Aislado en este planeta: De visita al Guggenheim

viernes, 28 de septiembre de 2012

De visita al Guggenheim

El edificio del Museo Guggenheim de Bilbao, es actualmente el símbolo más reconocible de la ciudad. Su enorme estructura de titanio, piedra y cristal, fue diseñada por el arquitecto norteamericano Frank Gehry. Las galerías, algunas de sorprendentes configuraciones y otras de formas más regulares, se adaptan a la singular geometría del edificio y se articulan en torno a un espectacular patio central de gran altura, coronado por un lucernario. Dominio absoluto de las líneas curvas y espacios irregulares, cambiantes y a veces inverosímiles.


Es un edificio al que cada vez que lo visito, le dedico un rato de contemplación intentando comprender como alguien puede imaginar y después construir una obra tan compleja y original.

La señora Lenin y el Ruiseñor
Otra cosa es el contenido del museo, que para mi gusto resulta un poco pobre. La colección permanente se ha enriquecido recientemente con un conjunto de dieciséis pinturas de gran formato, tituladas "La señora Lenin y el Ruiseñor". La serie se basa en la repetición de la misma composición; dos figuras masculinas invertidas, sentadas una junto a otra, cabeza abajo, que de alguna forma aluden a Lenin y Stalin, algo travestidos. El autor es Georg Baselitz, un pintor alemán postmoderno, escandaloso, extravagante e inclasificable al que, por supuesto, no comprendo en absoluto.


No obstante, las colecciones itinerantes que de vez en cuando llegan al museo, le salvan la cara y algunas de ellas justifican una nueva visita. Tal es el caso de la actual muestra: "David Hockney, una visión más amplia", que se compone de unas 180 obras de este pintor británico que nació en 1937 y sigue en activo. Pintor, ilustrador, dibujante y escenógrafo está considerado uno de los artistas más influyentes del siglo XX. En la muestra hay óleos de gran formato, acuarelas, carboncillos y bocetos de obras no expuestas. Los motivos preferentes son intensos paisajes inspirados en Yorkshire, su condado natal, así como series relacionadas con la naturaleza y el bosque, todos ellos realizados a partir del año 2004. El empleo del color es brutal aunque también utiliza ocres y claroscuros. Creo que Hockney es un buen dibujante y como pintor, no es fácil de clasificar ya que su obra es extensa y ha ido evolucionando en las diversas etapas. Digamos que en los últimos tiempos, su tendencia va hacia un Realismo muy particular.


The Road Across The Wolds


A Closer Winter Tunnel
Pero hay un aspecto que me ha llamado la atención. Hockney es un artista que siempre ha utilizado la tecnología más innovadora para la creación. En la década de los ochenta comienza a utilizar fotografías de Polaroid que combina para construir "ensamblajes". Se trata de "collages" compuestos de fotos recortadas, hábilmente dispuestas. También trabajó con fotocopiadoras láser debido a la gran calidad cromática que conseguía con ellas. Después Hockney echó mano de la cámara fotográfica digital para hacer composiciones de múltiples tomas y actualmente se mantiene a la vanguardia en el empleo de la tecnología utilizando con habilidad el iPad.

Obras de Hockney realizadas con iPad

Los principales temas que dibuja con esta nueva herramienta, son flores, retratos, pequeños bodegones e incluso paisajes, en donde juega con los colores del circulo cromático, tamaños de pincel y efectos de color que se encuentran en la aplicación informática. El resultado, aunque algo simple, es efectivo y encaja fácilmente con su estilo. Lo importante es que abre camino al empleo de la tecnología en la creación artística. Por supuesto que la critica se muestra muy fría con estos métodos, pero ¿quien sabe?, el arte siempre ha avanzado a golpe de experimentos, originalidades y rupturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario