Google+ Aislado en este planeta: Freedom Ship, la ciudad de la libertad

viernes, 2 de noviembre de 2012

Freedom Ship, la ciudad de la libertad

Hay empresas en el mundo que venden lo que aún no existe. Será porque hay gente que lo compra. Hemos oído hablar de la venta de parcelas en la luna, de billetes para excursiones espaciales, de crionización para despertar de aquí a doscientos años, de fantásticas urbanizaciones donde no hay más que un solar y de otros imaginativos proyectos.

Pero esta idea que he encontrado me gusta porque, aunque aún no existe, tiene visos de realidad. Incluso pienso que con las técnicas actuales, ya es factible su construcción y sólo falta que el proyecto alcance el punto crítico de rentabilidad económica para que se lleve a efecto.

Se trata del proyecto Freedom Ship que permitiría a algunos privilegiados vivir como Kevin Costner en la película "Waterworld", pero con todas las comodidades. Freedom Ship es mucho más que un crucero gigantesco. Es una ciudad residencial flotante que se mueve por los mares, amaneciendo en una costa diferente cada pocos días. Es como una moderna Arca de Noé para millonarios que permanecerían a salvo de catástrofes naturales, atentados e investigaciones, en un viaje idílico y sin fin.


El concepto de Freedom Ship es justamente un estilo de vida libre, una comunidad que esté continuamente moviéndose alrededor del mundo, sin perder ninguna de las comodidades de las que goza estando en tierra y con todos los atractivos de estar viajando. Esta enorme estructura flotante se propone como un lugar exclusivo donde vivir, trabajar, estar de vacaciones o jubilarse. La ciudad marina estaría viajando continuamente por los mares del planeta a una velocidad muy lenta pero estable. Su ruta incluiría las principales ciudades del mundo y los más bellos parajes, completando una vuelta a la tierra cada 3 años.



Vivir en este complejo marino ofrece muchas ventajas, además de que cada mañana te levantas contemplando un nuevo horizonte. Al permanecer la mayoría del tiempo en aguas internacionales, sus habitantes no estarán sometidos a las leyes de ningún estado e incluso es posible que obtengan neutralidad fiscal. En algún sentido será como vivir en un miniestado independiente. El barco podría ser la sede de compañías internacionales dejando atrás el concepto actual de paraíso fiscal. Comercialmente, los productos y servicios que aquí se generen, podrán venderse en todos los puntos del planeta libres de impuestos, lo cual provocará que en muchos puertos se espere la llegada del Freedom Ship como si de una nave fenicia se tratara, dispuestos a realizar todo tipo de operaciones comerciales.

Aunque este proyecto no pretende crear una ciudad fuera de la jurisdicción de los estados, en realidad una población de esa importancia bien podría declararse independiente, regirse por las leyes del mar y no tener bandera alguna o tenerla a su conveniencia, lo que abre interesantes posibilidades que hacen temblar los principios del derecho internacional.

¿Como es la nave según el proyecto actual?. La estructura del barco tendría 1.380 m. de largo y 230 m. de ancho con una altura de 110 m. que contendría 25 pisos con hogares, bibliotecas, escuelas, gimnasios, bancos, hoteles, restaurantes, casinos, oficinas y comercios. También se consideran más de 80 hectáreas de espacios abiertos; parques y paseos que tendrían cascadas, estanques y jardines. La capacidad total del Freedom Ship sería de 100.000 personas, contando 50.000 residentes permanentes, 20.000 visitas diarias, 10.000 pasajeros nocturnos en hoteles y 20.000 miembros de tripulación. Tendría varias embarcaciones auxiliares para llevar y traer gente de la costa constantemente, así como un aeropuerto en la cubierta para aviones privados de tamaño medio y helicópteros.

En cuanto a la seguridad, el barco se construiría ensamblando 600 secciones de casco herméticas para formar un piso plano de un gigantesco tamaño, inmune a cualquier tipo de oleaje incluido un tsunami. Su impulso lo proporcionan 100 motores de 33.000 CV y hélices retráctiles y orientables 360 grados que le otorgarán a este coloso una maniobrabilidad extraordinaria. Como no existen puertos marítimos lo suficientemente grandes para recibir a este monstruo, el transporte de pasajeros se realizará por ferry o avión. Aunque si uno lo desea, puede permanecer siempre a bordo, sin abandonar nunca aguas internacionales, sin pertenecer jamás a ninguna nación ni a ninguna jurisdicción. Por supuesto la seguridad estaría garantizada por un importante cuerpo policial a bordo, además de un sistema de cámaras omnipresentes en todas las áreas  El barco dispondría de amplias zonas deportivas, un hospital, transporte interno, y colegios de un alto nivel educacional.

¿Puede hacerse realidad este proyecto? La empresa promotora puede que esté actualmente tanteando el mercado en busca de inversores. Como ya han publicado incluso los precios de los apartamentos flotantes, quizás ya estén en fase de contratación y si salen las cuentas, emprenden la construcción del barco. El procedimiento ya funcionó con los megaproyectos de Dubai y sus ciudades marinas, de modo que en este caso puede repetirse la historia. Detrás del proyecto se encuentra Norman Nixon, un millonario hombre de negocios de Florida, experto en la construcción de plataformas petrolíferas y plantas químicas, con importante respaldo financiero.

La idea tiene desde hace tiempo un promotor y visionario de lo que estaba por llegar, que es Javier Gurruchaga cuando cantaba: 
"Viaje con nosotros si quiere gozar. Viaje con nosotros a mil y un lugar y disfrute de todo al pasar y disfrute de las hermosas historias que les vamos a contar..... Quien compra nuestro billete compra la felicidad"
Los interesados en cambiar de vida pueden empezar visitando la web de la empresa promotora que es Freedom Ship International Inc. 

Esta pequeña infografía da una idea del imponente aspecto de la nave. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario