Google+ Aislado en este planeta: Concierto de Año Nuevo

martes, 1 de enero de 2013

Concierto de Año Nuevo


Hay dos tradiciones bastante extendidas por el mundo en estas fechas que son; terminar el año corriendo una San Silvestre y comenzarlo escuchando un concierto de los numerosos que se celebran en este día  Pero el Concierto de Año Nuevo por antonomasia, es el que se celebra cada año el 1 de enero en la Sala Dorada del Musikverein de Viena, interpretado por la Orquesta Filarmónica de esa ciudad.

El concierto de 2013

El concierto constituye una buena escusa para dejar la cama a una hora tan intempestiva como las 11 de la mañana, sobre todo si la noche de fin de año fue larga. El espectáculo televisivo del concierto es magnífico, con una realización impecable y unas cámaras que se mueven a ritmo de vals. Además suele estar adornado de preciosas vistas de Viena y los palacios cercanos, que son muchos y magníficamente conservados y también de armoniosas representaciones del ballet de la Opera al compás del concierto. Viena es el máximo exponente de la calidad de vida en una ciudad debido a su orden, limpieza, seguridad y alta eficiencia de los servicios públicos, así como por la variedad de opciones de educación, cultura y entretenimiento. En lo referente a la música, Viena tiene más conciertos al año que partidos de fútbol hay en la liga española.


Palacio Belvedere, Viena
Este año la dirección orquestal a sido a cargo del director austriaco Franz Welser-Möst que también tuvo ese privilegio en la edición de 2011. El repertorio siempre gira en torno a la música nostálgica y alegre al mismo tiempo, del vasto repertorio de la familia Strauss y sus contemporáneos, con una amplia muestra de valses y polcas que dominaron el panorama musical de los años centrales del siglo XIX, en el Imperio Austro-húngaro. Este año además, se ha rendido tributo a otros dos gigantes de la música, al cumplirse el centenario de Richard Wagner y Giuseppe Verdi, que nacieron en 1813.

Sala Dorada del Musikverein
El mismo programa se ejecuta cada año tres veces: el 30 de diciembre en un ensayo general, el día 31 en el "concierto de San Silvestre" y el día 1 de enero en el concierto principal. Todos ellos se celebran con un público entregado, procedente de todo el mundo, que tiene que conseguir las entradas inscribiéndose por Internet, esperando a la adjudicación por sorteo y pagando una cantidad que puede ir de los 50 a los 1.000 euros, dependiendo del concierto y la localidad.

Palacio del Musikverein
El concierto incluye cada año alguna sorpresa y algún toque de humor elegante por parte del director, como el reparto de juguetes a los músicos durante la interpretación de este año. Como es tradicional, el broche final a esta mañana de música clásica lo ponen el vals de "El Danubio Azul", de Johan Strauss (hijo) y la popular "Marcha Radetzky", de Johan Strauss (padre). Y con esta marcha, que calienta las manos de los asistentes, la orquesta se despide hasta la edición de 2014, para la que Daniel Barenboim ha sido invitado a la dirección, por segunda vez en su carrera.

En este vídeo de RTVE, puede verse el final del concierto de este año, con la interpretación de la Marcha Radetzky:

Y con el concierto, mi deseo de un Feliz Año 2013 a todos los amantes de la música, de cualquier música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario