Google+ Aislado en este planeta: La carretera del Atlántico

viernes, 1 de febrero de 2013

La carretera del Atlántico

Noruega se asoma al Atlántico a través de 2500 kilómetros de una costa tremendamente accidentada, plagada de islas y con enormes entrantes del mar en la tierra que son los famosos fiordos. Aunque Noruega tiene una población escasa (unos cinco millones en todo el país), la costa está bastante habitada ya que cuenta con un clima relativamente templado debido a las corrientes oceánicas que llegan del sur. 


Vistas espectaculares








La carretera del Atlántico (Atlanterhavsveien, en noruego) es una espectacular vía que discurre por la costa de Noruega y va saltando de isla en isla, en un recorrido fantástico a través de puentes que se retuercen sobre el mar haciendo auténticas piruetas. Por la belleza de los parajes, no es casualidad que esta carretera sea el segundo destino turístico más visitado en Noruega. 

La carretera saltando islas
Su construcción empezó en 1983 y estuvo marcada por la lucha contra la meteorología de la zona central de Noruega, cercana al círculo polar ártico. Durante los seis años empleados en las obras, se registraron varias tormentas con categoría de huracán. La ruta discurre entre las poblaciones de Kristiansund y Molde, en la región de Hustadvika. Son casi nueve kilómetros de recorrido construidos sobre varias islas pequeñas e islotes, y están conectadas por varias calzadas y viaductos que incluyen ocho puentes sobre el océano. El hito principal de la carretera es precisamente el puente de Storseisundet, el más largo de todos, con 260 metros, que realiza una curva espectacular. Sus forma abovedada con 23 metros de altura, no son un capricho del arquitecto, sino que sirven para que barcos de gran tamaño puedan hacerse a la mar con independencia del nivel de la marea. 

Circulando en la tormenta
Tal es la importancia de esta carretera que los noruegos la eligieron como "la construcción del siglo" en su país y el diario inglés The Guardian la seleccionó como uno de los mejores viajes por carretera del mundo.

Puente de Storseisundet
La carretera se encuentra en la zona de los fiordos occidentales, y en determinadas épocas del año, desde ella pueden llegar a avistarse focas e incluso ballenas. La pesca es uno de los mayores atractivos de la zona, hasta el punto de que son muchos los que pescan en los puentes de la carretera, circunstancia por la cual se debe tener cuidado al conducir.

La belleza del paisaje es impactante en una combinación singular de mar y montaña que, sobre todo en verano, justifica incluir esta ruta en un viaje al país nórdico. Sin embargo en los meses otoñales las tormentas pueden llegar a ser un fenómeno impresionante con vientos que pueden alcanzar velocidades peligrosas y el invierno, con la abundancia de nieve y la falta de luz, puede hacer que el viaje por estas latitudes resulte complicado.

A la orilla de un fiordo
Para recorrer la carretera lo mejor es llegar hasta Molde y de ahí tomar la carretera 64, que es precisamente la Atlanterhavsveien. El viaje desde la histórica ciudad de Bergen a Molde tiene 450 kilómetros, recorriendo toda la zona de los fiordos, sin duda una "road trip" increíble.

La carretera del Atlántico continúa desde Averøy a Kristiansund mediante un túnel de peaje bautizado como Atlanterhavstunnelen , es decir, "túnel del Atlántico". Casi seis kilómetros por uno de los túneles más profundos del planeta, ya que llega a discurrir a 250 metros por debajo del nivel del mar. La construcción comenzó en 2006 y el túnel se abrió el 19 de diciembre de 2009, completando así este singular recorrido costero. 

Kristiansund 
En este vídeo puedes hacer el viaje a través de la carretera del Atlántico en un medio de una tormenta otoñal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario