Google+ Aislado en este planeta: La vida de Pi

domingo, 10 de marzo de 2013

La vida de Pi

Vi esta película en los días anteriores a los Academy Awards, o sea los Oscars 2013, con la curiosidad que despierta una producción nominada a tan importantes, famosos y comerciales premios.

La película trata de un naufragio en el océano Pacífico, de un joven indio llamado Pi, hijo de un guarda de zoo que viajaba con su familia y sus animales de la India a Canadá. Se salva de morir ahogado y se encuentra en un bote salvavidas con un único superviviente, un tigre de bengala con quien entablará una emocionante, increíble e inesperada relación.


"La vida de Pi" es un gran viaje épico y a la vez un recorrido íntimo y personal. Es un canto al espíritu de lucha humano y también al instinto de supervivencia animal. Además trata delicadamente el tema religioso, mostrando un gran respeto a las creencias de cada personaje. Debate sobre la importancia de la fe sin dogmatizar en ningún momento y también considera la necesidad de cada hombre de buscar respuestas sobre la existencia. El mensaje que contiene sobre las distintas religiones pretende enriquecer y unir, huyendo de divisiones fanáticas. Con tan amplio temario, será el espectador quien decida con qué aspectos se queda, porque "La vida de Pi" se asemeja a un libro narrado con gran habilidad en la que el autor nos deja las últimas páginas en blanco, al sentir de cada uno.

Cuando el pasado 24 de febrero, se otorgaron las estatuillas doradas, me percaté de la importancia de su banda sonora, galardonada con el Oscar. Me di cuenta de que me había pasado bastante inadvertida, quizás camuflada tras la belleza de sus imágenes y de la prodigiosa técnica empleada para hacer verosímiles las escenas más sorprendentes. Además, la belleza de los paisajes es arrebatadora y la fotografía y los efectos especiales, también premiados con el Oscar, dejan al espectador sin espacio ni capacidad para absorberlo todo a la vez.



Así que ayer vi de nuevo la película, esta vez con el oído atento a su banda sonora que es sustancialmente ambiental con escasez de momentos dramáticos, quizás con la intención de pasar desapercibida y en la que hay una presencia de música étnica que le sirve para recrear un entorno bucólico, de ensoñación y también algo místico. Una partitura que se mueve entre sonidos de la exótica India y otros más cercanos, a menudo europeos, como ocurre en la utilización de melodías francesas en alguna pista y todo ello sin que se aprecien las costuras entre las dos culturas.


Tan notable trabajo es obra de Mychael Danna, un reconocido compositor canadiense, especializado en música cinematográfica. Tiene en su haber unas 70 películas y series de televisión algunas tan famosas como "La boda del monzón", "El precio de la verdad", "Conociendo a Julia" y "Camelot". Lo más destacable de la obra de este compositor, es que no pretende lucirse y la música fluye con discreción pero con gran soltura y emoción, enriqueciendo las imágenes en los momentos más oportunos.


Al frente de toda la obra, nos encontramos a un director cuyo prestigio crece con cada película que pasa por sus manos. Se trata del taiwanés Ang Lee al que podemos recordar por otros trabajos significativos como "Sentido y Sensibilidad", "Tormenta de hielo" y "Brokeback Mountain" entre otras. En esta ocasión, Ang Lee vuelve a demostrar su gran versatilidad en una producción que deslumbra y hechiza como experiencia visual y cinematográfica, desembocando en un final más que evocador. En definitiva, para mi esta es una película de calidad, tremendamente bella.

Quien desee una hora de buena música ambiental, puede acceder a este enlace, donde podrá descargar la banda sonora original, que se compone de 28 temas.

Si alguien no ha visto la película y quiere hacerse una idea, aquí esta el trailer en español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario