Google+ Aislado en este planeta: Transporte en un futuro cercano

viernes, 15 de marzo de 2013

Transporte en un futuro cercano

Se oye hablar con frecuencia de grandes inventos y espectaculares innovaciones que en la mayoría de los casos desaparecen de la circulación en poco tiempo y quedan relegados al olvido. Sin embargo hay una novedad espectacular en el transporte que bien podría tener visos de hacerse realidad. Al menos de entrada, cumple algunos requisitos fundamentales para que la idea no quede en un sueño: es factible con la tecnología actual y es económicamente viable. Es más, según sus promotores, sería un sistema mucho más económico y ecológico que los ferrocarriles actuales.

Desayunar en Nueva York y comer en Pekín será posible dentro de poco. Al menos, si el proyecto que ha planeado el consorcio ET3 consigue la financiación necesaria para construir la red de tubos sellados al vacío por el que discurrirá una cápsula en la que viajarán los pasajeros con total seguridad.

El eslogan del proyecto ya es revelador: "Viajes espaciales en la Tierra", aunque su nombre completo es Evacuated Tube Transport Technologies (ET3). Con el uso de fuerzas magnéticas, como las utilizadas en los trenes de levitación, y motores lineales eléctricos, estas cápsulas viajarán a velocidades cercanas a los 6.500 kilómetros por hora, por el interior de tubos al vacío, desplazándose por levitación magnética y evitando todo rozamiento de las superficies o del aire.


La tecnología empleada es diez veces más barata que montar un servicio de tren eléctrico y hasta cuatro veces menor que construir una autopista, según los estudios económicos de ET3. Todos los factores son favorables; la construcción es más barata, menor terreno ocupado en el tendido, la durabilidad de los componentes es grande, el consumo de energía se estima entre 20 y 50 veces menor que el de coches o trenes eléctricos y el coste de operación muy inferior al de estaciones y aeropuertos actuales. Todo ello podría derivar en un coste por kilómetro recorrido, increíblemente bajo hasta el extremo que podría haber líneas gratuitas patrocinadas por la publicidad.

Este sistema de transporte conseguiría reducir impresionantemente las distancias y acortar los tiempos de desplazamiento: en la web del proyecto prometen cubrir el trayecto Pekín-Nueva York en apenas dos horas, y el de Los Ángeles a Nueva York en unos 45 minutos. A estas velocidades, dar la vuelta completa al mundo costaría 6 horas. Además, afirman que el transporte sería seguro y cómodo, pues se utilizaría tecnología similar a la de los transbordadores espaciales y un sistema de navegación electrónica altamente automátizado y libre de errores humanos, que evitaría colisiones y otras eventualidades.

El despliegue del sistema correría a cargo de entes públicos o compañías privadas que explotarían las patentes haciendo sus propios desarrollos de equipos y trazados. La velocidad inicial de los sistemas ET3 sería de 600 km/h en viajes nacionales y se desarrollaría a velocidades superiores para las largas distancias, llegando a 6.500 km/h en un trayecto transcontinental.  De conseguir patrocinio, la compañía, que tiene su sede en Florida, asegura que las rutas estarían listas en 10 años y comenzarían a realizar transporte de carga. Tras probar su eficacia, se reducirían los costes para utilizarlo como vehículo de pasajeros.


La idea de ET3 procede de Daryl Oster, un ingeniero mecánico norteamericano con un amplio curriculo que concibió los conceptos básicos de la ET3 a mediados de 1980. Introdujo mejoras en la idea en la década de 1990, obteniendo la patente en 1999. Otro visionario de esta idea es Yaoping Zhang, un doctor en ingeniería de transporte de la universidad Jiaotong en China, colaborador de Oster desde que descubrió la patente ET3 y determinó que era el mejor sistema de transporte para el futuro, siendo actualmente uno de sus impulsores, ya que dirige el consorcio que ha distribuido una docena de licencias de esta tecnología para China, que naturalmente, es el país donde la idea ha cuajado con mayor rapidez.

¿Porqué se puede creer que un proyecto tan revolucionario puede hacerse realidad? Vivimos en un mundo muy globalizado en muchos aspectos, pero la velocidad en los viajes parece un concepto bastante estancado en las últimas décadas  En realidad los viajes en jet de larga distancia tardan lo mismo desde hace 40 años y los trenes de alta velocidad apenas mejoran su rendimiento tras varias décadas. ¿Porque no apostar por un salto significativo cuando la tecnología parece estar ya a punto? 

Si vemos la evolución del transporte, en el año 1907 menos del uno por ciento de la población de los EE.UU. tenía un automóvil. En sólo 35 años, hacia 1942, el noventa y nueve por ciento de los viajes a caballo y carruaje habían sido sustituido por medios mecánicos de automoción. Las personas somos ahora menos resistentes al cambio que hace cien años ya que otras tecnologías nos han educado. Incluso ahora la gente exige el cambio, cuando los beneficios se perciben claros, así que, ¿porque no soñar con una nueva y espectacular forma de transporte en los próximos 10 años?

Vídeo del proyecto, 6 min.  http://www.youtube.com/watch?v=zf2rEpuCqhU
Vídeo presentación, 45 seg.  http://www.youtube.com/watch?v=McpWcn-1RZU

No hay comentarios:

Publicar un comentario