Google+ Aislado en este planeta: Pasión rociera

martes, 30 de abril de 2013

Pasión rociera

Visitar estas tierras onubenses impone una grata obligación que recomiendo cumplir a quienes visiten este rincón de Andalucía, sobre todo si es en primavera. Se trata de internarse por las tierras del Condado de Huelva y de Doñana incluyendo en el recorrido la localidad de Almonte y la aldea de El Rocío.

La ermita de El Rocío

Estos lugares son famosos por la romería que cada año se celebra el fin de semana de Pentecostés, que dependiendo de las fechas de la Semana Santa, tiene lugar en un domingo de mayo o primeros de junio. La romería dura una semana, contando con el camino que recorren los peregrinos hasta la aldea almonteña. Una semana plena de pasión y devoción, de tradición y sentimiento y también de diversión. 

La Blanca Paloma, este año en
la parroquia de Almonte
El Rocío atrae también a un centenar de cofradías de todas las poblaciones cercanas a Cádiz, Huelva y Sevilla y también de numerosos puntos de España. Los peregrinos atraviesan a pie y a veces en barca, las marismas del Guadalquivir, para llegar al Rocío, en el límite del Parque Natural de Doñana.

Históricamente, se tiene constancia de que Alfonso X el Sabio, fue quien mandó levantar la ermita de Santa María de las Rocinas a orillas de las marismas del Guadalquivir entre 1270 y 1284 y también se cuenta una leyenda que narra como la imagen de Nuestra Señora del Rocío, fue hallada a comienzos del siglo XV por un vecino de Almonte en el interior de un bosque lleno de zarzas y de muy difícil acceso, llamado La Rocina. 

El campesino sacó con mucho esfuerzo la imagen de entre la maleza y cargándosela a hombros se dirigió al pueblo. En mitad de su camino, decidió descansar y se quedó dormido. Al despertar descubrió sorprendido que la imagen había desaparecido, y por un presentimiento volvió al lugar donde la había encontrado y allí estaba. Tras contarlo a las autoridades del pueblo, se dirigieron al lugar y vieron la imagen en el mismo sitio, por lo que dedujeron que ésta les estaba indicando que quería quedarse allí y decidieron construir en el lugar una ermita para albergarla. La llamaron la ermita de la Virgen de las Rocinas.

Ambiente rociero en Almonte
Hay constancia de que en 1653, se constituye la Hermandad Matriz del Rocío, y que en el siglo XVIII ya existen hermandades filiales que comienzan a peregrinar a la ermita. También se conoce que en 1722, tras numerosas peticiones del Ayuntamiento de Almonte, el Duque, con el aval del Rey, concede licencia para la celebración de la Real Feria del Rocío. A causa del terremoto de Lisboa de 1755, la ermita quedó destruida y hubo que construir una nueva.

En 1961, ante el estado de deterioro del edificio, se decide construir un nuevo santuario, que se inauguró en 1969. Alrededor de éste, los almonteños levantaban sus "chozos" para cobijarse y asistir a la procesión de la Virgen. Poco a poco estos asentamientos se hicieron estables, hasta constituir hoy en día todo un entramado de casas y calles que ha adquirido la entidad de aldea, que no obstante mantiene su aspecto más rústico en sus calles cubiertas de arena por las que circularán las carretas en próximas fechas.

Carteles que recuerdan visitas históricas
La imagen de la Virgen a visitado frecuentemente la parroquia de Almonte, principalmente con motivo de catástrofes, guerras y otros hechos extraordinarios. Desde 1949 se instituyó un Jubileo por el que cada siete años la Virgen reside en la parroquia de Almonte por un periodo de unos nueve meses, desde Agosto hasta la romería del año siguiente. Este año es jubilar y por ello hemos podido ver las celebraciones que en vísperas de la partida de la Virgen, dedican los almonteños a su patrona.

Hoy en día, la romería del Rocío constituye uno de los actos marianos más importantes del mundo, llegando a concentrar en la comarca a más de un millón de personas, que contagiados del folclore y alegría popular disfrutan de esta romería en honor a la Reina de las Marismas, la Blanca Paloma o la Pastora Divina, como también se la conoce.

Almonte se engalana para el Rocio 2013

Debo añadir que la visita a esta región también impone otras obligaciones ineludibles. A saber: hay que catar los vinos de la región para acompañar a las gambas y al jamón que aquí son sublimes.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar