Google+ Aislado en este planeta: Coimbra era una fiesta

martes, 14 de mayo de 2013

Coimbra era una fiesta

Un fin de semana de mayo tienen lugar en la ciudad portuguesa de Coímbra varios acontecimientos festivos protagonizados por los estudiantes de esta ciudad que, al igual que los de cualquier lugar del mundo, siempre tienen el cuerpo dispuesto para la fiesta.

Coímbra tiene la más antigua universidad de Portugal y es una de las más prestigiosas, por lo que reúne en sus aulas más de veinte mil estudiantes. La celebración que presencié hace unos días se llama la Queima das Fitas, que significa Quema de las Cintas. Se trata de una fiesta universitaria, que también se celebra en otras universidades del país vecino, en la que los estudiantes de último año, los que ya va a dejar la universidad, son los protagonistas.

Se trata de una tradición con más de 100 años y que tiene pinta de perdurar muchos más, pues tratándose de juerga, ¿quién la va a suprimir?. El caso es que esta fiesta sirve para despedir a esos alumnos que por fin se van a graduar, una última fiesta universitaria para relajarse antes de afrontar los exámenes de fin de curso y de carrera.

Como su nombre indica, los estudiantes queman unas cintas, que son de distintos colores para cada facultad o especialidad. La Queima es uno de los muchos actos que tienen lugar en los varios días que duran estas fiestas, entre los que se cuentan conciertos musicales, actividades deportivas, bailes de gala, y muchos otros como la tradicional serenata de fados que tiene lugar en las escaleras de la Catedral Vieja y que reúne a miles de estudiantes, turistas y a cualquiera que pasaba por allí.
Especial significación tiene el desfile de carrozas de la mañana del domingo que comienza con la concentración en la parte alta, donde se encuentra la Universidad y se traslada colina abajo hasta la Baixa, cercana al río y centro de la ciudad. Docenas de carrozas trabajosamente decoradas con los colores de cada facultad, transportan a miles de alumnos que portan pancartas con críticas irónicas a los profesores, a los políticos o a la situación económica del país. Naturalmente, cada celebración va acompañada de comida y bebida de todo tipo y en todo momento.

Otro acontecimiento que, aunque ajeno a la Universidad, aprovecha las celebraciones para acercarse a Coímbra, es una carrera popular conocida como The Color Run http://thecolorrun.com/, que discurre en una distancia de cinco kilómetros, sin límite de tiempo ni de edad de los participantes. Solo tiene dos reglas que dan una idea de su finalidad: Vestir de blanco en la línea de salida y finalizar lo más colorido posible. Para ello los espectadores les arrojan durante el trayecto, polvo de mil colores que procede de unas bolsas que se venden con fines benéficos. 

Verdaderamente, el resultado es espectacular y aún contrasta más con el serio uniforme negro que lucen los estudiantes que no participan en la carrera y que, todos a una, en la tarde del sábado formaban una riada humana por el centro de Coímbra.

La carrera del color es una moda de éxito que comenzó en Estados Unidos y ya se ha extendido a numerosas ciudades de varios países. Tiene prevista su celebración en España comenzando por Madrid en este mismo año. Un festejo guarrete y divertido que viene a competir con nuestras autóctonas batalla del vino de Haro, tomatina de Buñol y chupinazo sanferminero, entre otras.


Publicaré más fotos en mi sitio de Google+. http://picasaweb.google.es/murzainqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario