Google+ Aislado en este planeta: Somos más americanos

domingo, 28 de julio de 2013

Somos más americanos

Este es el título de una canción que describe una historia, un sentimiento y una determinación de la gente que vive en el sur, aunque el país, México, se encuentra en Norteamérica. Es un corrido mexicano. Un tipo de canción que nació al calor de la épica nacional de México en los tiempos de la Independencia y del periodo de la Revolución. Los corridos cuentan hazañas guerreras, sucesos importantes y cualquier otro relato en el cual pueden mezclarse el mito, la leyenda o la historia, con la música y el ingenio. En tiempos recientes los temas se han actualizado hacia los sucesos que hoy preocupan a la sociedad mexicana como son la emigración y el narcotráfico.

Los Tigres del Norte

El conjunto más representativo de esta música mexicana es sin duda "Los Tigres del Norte", con una larga trayectoria y éxitos a nivel mundial. El grupo tiene su origen en el estado norteño de Sinaloa, tristemente famoso por el narcotráfico imperante, tema este, al que "Los Tigres" dedican numerosos corridos de su discografía. En el año 2002 lanzaron el álbum "La Reina Del Sur" en el que el escritor Arturo Pérez Reverte, se inspiró para escribir la novela del mismo título que posteriormente fue llevada a la televisión. En estos versos de "Contrabando y Traición" está la esencia de su argumento:
"Salieron de San Isidro procedentes de Tijuana
traían las llantas del carro repletas de yerba mala.
Eran Emilio Varela y Camelia La Texana.
Al pasar por San Clemente los paró la Emigración,
les pidió sus documentos, les dijo: - ¿de dónde son?
Ella era de San Antonio, una hembra de corazón.
Cuando una hembra quiere a un hombre por él puede dar la vida,
pero hay que tener cuidado si esa hembra se siente herida;
la traición y el contrabando son cosas incompartidas".

"Los Tigres" están considerados los padrinos del género norteño, dentro de la música hispana y son los artífices de mezclar el folclore tradicional con auténticas historias de injusticia, amor, venganza, traición y amistad. En las letras, que reflejan cierta conciencia social, se celebra la búsqueda de la verdad y la justicia y en ellas caben tanto los héroes como la gente ordinaria. Por todo esto, sus fans, que son millones en todo el mundo, les han dado el título de "Los ídolos del pueblo" por su sinceridad, su humildad y la forma responsable con la que enfocan sus temas.

Pero volvamos al corrido del título: "Somos más americanos". Aquí reflexionan sobre "las diferentes percepciones de América" que existen a ambos lados del Río Grande y la letra se refiere a la situación de la migración chicana a los Estados Unidos, argumentando razones históricas acerca de los territorios, que eran mexicanos en el siglo XIX y que les fueron arrebatados por los EE UU.

Hay que atender a la letra que es una prosa poética, seria, incluso algo dramática y bastante reivindicativa. Después hay que escucharla con música y entonces la cosa cambia y toman protagonismo el ritmo, los instrumentos y la voz algo desgarrada de Jorge Hernández, el líder y vocalista de "Los tigres del norte" y también fundador del grupo hace más de cuarenta años.

"Ya me gritaron mil veces que me regrese a mi tierra, porque aquí no quepo yo
Quiero recordarle al gringo: Yo no cruce la frontera, la frontera me cruzó
América nació libre, el hombre la dividió.

Ellos pintaron la raya, para que yo la brincara y me llaman invasor
Es un error bien marcado nos quitaron ocho estados, quien es aquí el invasor
Soy extranjero en mi tierra, y no vengo a darles guerra, soy hombre trabajador.
Y si no miente la historia, aquí se asentó en la gloria la poderosa nación
hombres guerreros valientes, indios de dos continentes, mezclados con español.
Y si a los siglos nos vamos, somos más americanos,
somos más americanos que el hijo de anglosajón.
Nos compraron sin dinero las aguas del Río Bravo.
Y nos quitaron a Texas, Nuevo México, Arizona y Colorado.
También voló California y Nevada, con Utah no se llenaron,
el estado de Wyoming, también nos lo arrebataron.
Yo soy la sangre del indio, soy latino soy mestizo
Somos de todos colores y de todos los oficios.
Y si contamos los siglos, aunque le duela al vecino,
somos más americanos que todititos los gringos".
La invasión norteamericana que cita la canción viene de antiguo y tiene sus antecedentes en la ambición expansionista de Estados Unidos que comienza a principios del siglo XIX con hechos como la compra de la Louisiana a Francia en 1803 y la firma del Tratado de Adams-Onís en 1819, con el que España cedió la península de la Florida y los territorios del Misisipi y Oregon a cambio de recibir la soberanía de Texas. Poco después, en septiembre de 1821, México alcanza su independencia que lleva implícita la herencia de los territorios españoles en Norteamérica y ya en ese momento Estados Unidos intenta una negociación, sin éxito, para anexionarse la provincia mexicana de Texas. Así la frontera quedó fijada en aquellos límites, hasta que en la Guerra de Intervención Norteamericana de 1846 a 1848, México perdería definitivamente estos estados por los tratados derivados de esta invasión. Como resultado la frontera mexicano-estadounidense quedaría fijada por el curso del Río Bravo, también llamado Río Grande del Norte.

Imperio mexicano en la época de la Independencia

Esta guerra enfrentó dos mentalidades y dos visiones opuestas. Mientras Estados Unidos era una nación pujante que se impulsaba en los avances tecnológicos y en una voluntad de conquistar un futuro de oportunidades, México luchaba penosamente para mantener el control sobre la vasta extensión territorial que había heredado de España tras la larga guerra por su independencia. Carecía de recursos para colonizar su propio territorio, a lo que se añadía una profunda división política interna y una inestabilidad permanente. Al comienzo de la contienda, el número de soldados mexicanos era muy superior, pero mal armados y faltos de organización y disciplina. La guerra ocasionó una fuerte movilización de tropas norteamericanas con un enorme gasto en armas y pertrechos de modo que las victorias fueron inclinándose en poco tiempo a su favor.

Las consecuencias más importantes, además de las bajas por ambos bandos, fueron de tipo psicológico. Mientras que Estados Unidos expandía sus dominios hasta cubrir el continente de costa a costa, iniciando así su camino hacia la superpotencia actual, México sumaba a la trágica pérdida de vidas, la humillación de tener su capital y gran parte del país ocupadas por las tropas enemigas, además de la ignominia de un tratado de paz en el que perdió la mitad de su territorio. La derrota acabó con el significado de honor y dignidad nacional, dejando al país enzarzado en continuas disputas internas y engendró un profundo resentimiento hacia los yanquis que permanece aún hoy en día.

La venganza silenciosa de aquella afrenta, puede llegar en este siglo en que se está produciendo una hispanización de la sociedad norteamericana. La inmigración mexicana está provocando la reconquista demográfica y lingüística de zonas que los estadounidenses arrebataron por la fuerza a México en el decenio de 1840 y que están siendo ahora mexicanizadas de un modo similar al de la cubanización que se ha producido en el sur de Florida.

De forma reciproca, México tiene enormes influencias yanquis sobre todo en modos de vida y cultura así como una invasión de productos que llegan del norte. Por contra, mantienen intactas muchas tradiciones al igual que el idioma español, que generalmente lo hablan de una forma impecable, eso si, ampliado con un extenso palabrero local, rico en diminutivos y adornado de palabras que proceden de las lenguas indígenas.

Hay muchas canciones de "Los Tigres" para escuchar en linea en:
http://grooveshark.com/#!/artist/Los+Tigres+Del+Norte/40539

No hay comentarios:

Publicar un comentario