Google+ Aislado en este planeta: Emiratos Árabes

viernes, 28 de febrero de 2014

Emiratos Árabes

Conviene echar una ojeada al mapa para situarse adecuadamente en el lugar del mundo que fue conocido como la mítica "costa de los piratas", escenario de las aventuras de Simbad el Marino, un cuento de "Las mil y una noches". Ahora, en un nuevo cuento, hablamos del Golfo Pérsico y de un país, los Emiratos Árabes Unidos (EUA), que en la actualidad representan la opulencia, el desarrollo y la modernidad más apabullantes. En realidad se trata de una federación de siete emiratos de la Península Arábiga que aunaron sus intereses formando una nación después de que Gran Bretaña dejara de tener el control sobre esta región costera en 1971.



Los Emiratos están formados por Abu Dabi, sede del gobierno federal y capital del petróleo, Dubai, principal puerto del país y centro comercial e industrial, Ajmán, Umm al Qaiwain, Ras al Khaymah, Al Fujairah y Sharjah. El petróleo fue descubierto a mediados del siglo pasado y constituye la mayor fuente de ingresos del país. La abundancia de este recurso natural atrae a trabajadores extranjeros que representan en la actualidad alrededor de tres cuartos de la población. Este país, abierto a otras culturas y creencias, es también un atractivo destino para turistas.

La historia moderna de la región comienza en 1820, cuando el Reino Unido trata de frenar la piratería en la región mediante un tratado de paz firmado con los jeques de las tribus locales. Después, en 1853 el Reino Unido se hizo cargo de la protección militar de la región que pasó a conocerse como los Estados de la Tregua. El tratado se amplió de nuevo en 1892 con un acuerdo exclusivo que garantizó a los británicos el monopolio sobre el comercio y la explotación de los recursos naturales.

Tradición...
En conjunto, los EAU tienen la tercera reserva mundial de crudo del mundo. Tan enorme riqueza les proporciona un continuo superávit comercial, que han trasladado al desarrollo del país diseñando una economía basada en las finanzas, las telecomunicaciones, la aviación y la exportación de aluminio. El turismo, otra de las actividades de creciente importancia, ha diversificado el ingreso de divisas en las arcas nacionales gracias a una extensa y desarrollada oferta hotelera y de entretenimiento con las más sorprendentes y sofisticadas atracciones que, sin embargo, conviven con las costumbres tradicionales del país.

...y modernidad
La mayoría de los habitantes originales de los Emiratos desciende de las tribus beduinas que habitaron la región durante milenios. Se estima que apenas un 20% de los habitantes ha nacido en el país. En los últimos años, a causa del repunte económico y de una calidad de vida alta, se ha producido una llegada masiva de inmigrantes. Unos son profesionales de la industria y los servicios llegados de los países occidentales y otros, la mano de obra barata, que proviene de otras naciones árabes, de Irán, India y de países del sureste asiático.

El islam está presente en la vida cotidiana y se percibe que la actividad se detiene en cada uno de los rezos que prescribe el Corán, anunciados desde los minaretes de las mezquitas. Aun así, la sociedad local es tolerante con las diferencias religiosas. Donde no existe permisividad alguna es en la prohibición del consumo de drogas y en el respeto estricto a las reglas de convivencia social que establece la Sharia. Sin embargo, los extranjeros pueden consumir libremente bebidas alcohólicas siempre que sean mayores de edad y no conduzcan después de beber. Aunque los emiratounidenses vienen de un pasado muy tradicional, han adoptado los modos y costumbres occidentales que han llegado con el desarrollo y en la actualidad son modernos, cosmopolitas, políglotas y viajeros a la altura de su nivel económico.

Espectacular Fin de Año 

Cada vez abundan más los profesionales, famosos y millonarios extranjeros que se establecen en los Emiratos, poblando las residencias y urbanizaciones, algunas de ellas fantásticas obras de arquitectura, que han proliferado por toda la costa. Sin embargo, y a pesar del fabuloso desarrollo económico y de la aparente modernización de los Emiratos, su organización política es muy poco democrática. Los partidos políticos están prohibidos y cada emirato es una monarquía absoluta en la que la sucesión al trono es hereditaria. El sistema federado incluye los gobiernos locales de cada emirato y el Gobierno federal y en todas las instituciones se produce el reparto de cargos entre las élites del país. Hasta 2006 no se celebraron elecciones en los EAU desde su independencia y sólo el 1% de la población pudo votar. Fueron llamadas a las urnas unas 8.000 personas, la mayoría hombres, elegidos por los emires, pretendiendo dar a las elecciones al Consejo Nacional Federal, un tinte de legitimidad.

Acuario gigante en el Mall de Dubai

Sin embargo, en el marco de política exterior los Emiratos Árabes Unidos destacan por sus relaciones pacíficas, dialogantes y altruistas que han permitido a su gobierno conseguir lazos eficaces, equilibrados y de gran respeto de la comunidad internacional.

Los emiratos más destacados por su importancia y tamaño, con sus capitales del mismo nombre son:

Mezquita blanca Sheikh Zayed
Abu Dhabi. Es la capital de los Emiratos y el más grande de ellos, a tal punto que ocupa el 80% de su territorio y concentra la mayor reserva de petróleo del país. Es mundialmente famosa por su atrevida arquitectura vanguardista y por un desarrollo urbano imparable. Está ubicada en una pequeña península rodeada de islas, la mayoría artificiales, construidas en la última década. Impactan sus rascacielos y grandes avenidas en medio del desierto y de la nada. Una gran autopista de 27 kilómetros atraviesa la isla de Sadyat, donde está previsto construir un futuro Guggenheim, el Louvre de Abu Dhabi y otros centros en una clara apuesta por el turismo cultural.

Interior de la Mezquita




Entre los lugares más impresionantes de Abu Dhabi se encuentran las Islas Yas, un barrio marino de 25.000 km2 construido en tierras ganadas al mar. En sus terrenos se ha construido el circuito de Fórmula 1 y el ultramoderno Hotel Yas Marinal, un parque temático íntegramente dedicado a la escudería Ferrari, campos de golf y un avanzado sistema de diques para proteger al complejo de las mareas y tormentas marinas. Pero la joya de la corona es la gran mezquita de Sheikh Zayed, la tercera más grande del mundo, pero sin duda la más rica, con una impresionante exhibición de arquitectura islámica en mármol blanco puro. Sus obras finalizaron en 2007, con un coste de 600 millones de dólares. Caben 40.000 personas y en su interior destaca la mayor alfombra del mundo con más de 5.700 metros cuadrados que pesa 45 toneladas. El sistema de iluminación exterior del templo cambia en función de las fases lunares y la lámpara central tiene 40 millones de cristales de Swarovski.

Dubai. En contra de la creencia popular, el petróleo está en un segundo plano en este emirato ya que solo supone un 5% del PIB. Son sus ambiciosos proyectos urbanísticos los que han transformado a Dubai en uno de los destinos turísticos mundiales gracias al desarrollo de una enorme oferta de atracciones y establecimientos hoteleros de primera línea. La ciudad es una de las ocho más visitadas del mundo con más de diez millones de turistas anuales, además de un centro de negocios de primera magnitud.

El Burj Khalifa en el Downtown Dubai

En el barrio Old Dubai y en el distrito Basatakiya es posible ver las viviendas tradicionales árabes y algunos palacios coloniales perfectamente conservados. El minarete de la mezquita de Jumeirah, la más grande de la ciudad, guía a los visitantes de esta antigua construcción religiosa. Entre los edificios modernos más famosos, está el Burj Khalifa, un rascacielos que con 828 metros de altura, es el edificio más alto del mundo desde cuya planta 124 de acceso público, pero abonando 30 euros, se divisan las 300 islas artificiales que dibujan el mapa del mundo. Destacan también el célebre hotel Burj Al Arab, con su forma de vela que se cotiza como el mejor del planeta, la urbanización marina de Palm Island, diseñada para reproducir la forma de una palmera en el mar y el exótico edificio del hotel Jumeirah.

Hotel Burj Al Arab
Dubai ha desarrollado áreas urbanas de alta tecnología con zonas francas como la Dubai Media City, el parque tecnológico Dubai Internet City y la Dubai Knowledge Village, centros de salud de primer nivel, sedes de importantes corporaciones, agencias internacionales, laboratorios, ingenierías y recintos feriales que han permitido a la ciudad ganar cierto reconocimiento internacional y convertirse en un lugar importante de decisiones de negocio. A todo esto hay que añadir un importante desarrollo de la aviación comercial con la bandera "Emirates" de cobertura mundial.

Hotel Atlantis de Palm

Es fácil llegar a los Emiratos. Hay numerosas líneas volando desde España a Dubai. Los precios, sin ser baratos, pueden considerarse asequibles, unos 400€ ida y vuelta. También hay alojamiento decente, con habitaciones dobles por 100€/noche e incluso con precios más bajos en julio y agosto cuando las temperaturas en esas fechas alcanzan los 45 grados con facilidad. Pero no pienso ir a los Emiratos porque no tengo un yate o un Ferrari para estar a la altura y tampoco me admiten en el Burj Al Arab en cuanto ven el aspecto de mi visa. Además, a la vista del tinglado turístico que han montado, corres el riesgo de salir en todas las fotos con cara de tonto y la boca abierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario