Google+ Aislado en este planeta: Vinos de California

lunes, 30 de junio de 2014

Vinos de California

"The Golden State", como se conoce a California, ocupa gran parte de la costa oeste de los EE.UU. y sus valles, con un clima templado de tipo mediterráneo, son extraordinarios para la producción de vinos. Las regiones más renombradas son los Valles de Sonoma y Napa, junto con las regiones vecinas del Condado de Mendocino y el Condado Lago. Juntas producen casi el 90 por ciento de toda la producción estadounidense y por supuesto los vinos de mayor calidad. La producción es tan importante que comparado con otros países, California es el cuarto productor mundial.



Debo confesar de entrada, que nunca he probado un vino californiano, pero la fama de los caldos del Valle de Napa es reconocida mundialmente y eso me ha llevado a interesarme por sus orígenes y su historia. Mientras que muchos países europeos pueden alardear de producir vino desde épocas celtas y romanas, los vinos del Valle de Napa tienen una corta historia de menos de doscientos años.

La arquitectura de la bodega Robert Mondavi
 es un homenaje a las misiones franciscanas
Este valle situado a unos 90 kilómetros al norte de San Francisco, era habitado exclusivamente por los indios Wappo hasta 1823. En aquel año, Jose Altimira, un fraile franciscano español, llegó a aquellas tierras con el objetivo de fundar una misión, la de San Francisco Solano, la última y más septentrional de las fundaciones franciscanas en California, que se situó en el vecino valle de Sonoma. Con la fundación de las misiones los frailes llevaron, cultura y religión a los indios y también costumbres, objetos y alimentos para ellos desconocidos. La vid fue uno de aquellos cultivos que llevado a México en tiempos de Hernán Cortés, se plantó en cada una de las misiones, con el fin de obtener vino para consagrar en las misas.

Muchos exploradores recorrieron aquellas remotas tierras de California que en aquel tiempo pertenecían a México, pero no fue hasta 1831, en que George Yount obtuvo una concesión de tierras del general Mariano Vallejo para establecerse en la zona y fue este pionero quien primero explotó los viñedos a pequeña escala. Después de aquellas uvas primitivas conocidas como cepas Misión, llegaron otras variedades alemanas que también tuvieron éxito demostrando que aquellas tierras estaban especialmente dotadas para el cultivo de la vid.


La población del Napa aumento considerablemente tras la guerra entre EE.UU. y México que tuvo como consecuencia la independencia de California y su integración como estado federal a mediados del siglo XIX. En los mismos años, la fiebre del oro provocó una inmigración de numerosos estadounidenses procedentes del resto del país. A los pocos años, en 1861, Charles Krug se acreditaba como la primera bodega comercial de Napa, mantenida hasta la actualidad por la familia Mondavi. Tan sólo 18 años más tarde existían más de 140 bodegas elaboradoras en funcionamiento. Tan rápida expansión de la industria del vino provocó que los precios se desplomaran en medio de un mar de uvas sobrantes.

A finales del siglo llegó a los viñedos la epidemia de filoxera que ya había arrasado los viñedos franceses y europeos. Muchas plantaciones fueron destruidas y muchas bodegas tuvieron que cerrar, pero afortunadamente el recurso del injerto de las cepas europeas en troncos americanos tuvo éxito y la solución salvó al viñedo tanto en California como en Europa cambiando de paso, el panorama de las variedades en todas las regiones.

Bodega Castello di Amorosa, un auténtico castillo toscano en Calistoga, al norte del valle

Al inicio del siglo XX se cultivaban en la soleada California cerca de 300 variedades de uvas y ya estaban establecidas alrededor de 800 bodegas. El reconocimiento en todo el mundo iba en aumento a pesar del desdén de los franceses por los vinos americanos. Pero todo se torció cuando en enero de 1919, la aprobación de la 18 Enmienda, la conocida como "ley seca", llevó a la prohibición de todos los productos alcohólicos. Aunque gran parte de la industria vitivinícola fue abandonada, algunos viñedos y bodegas fueron capaces de sobrevivir dedicándose oficialmente a la producción de uva de mesa y zumos de uva además de proveer a las iglesias el vino de misa, que fue una excepción a la ley de prohibición. Sin embargo, la mayoría decidió salirse de ese negocio de modo que cuando la prohibición fue derogada en 1933, solamente 140 bodegas seguían en funcionamiento.

Después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a gestarse la primera asociación vitivinícola de Napa Valley con la finalidad de fomentar sus vinos. En pocos años, entre las principales actividades que organizaba la asociación, ya destacaba con nombre propio el enoturismo, un notable invento que después ha sido imitado por casi todas las regiones vinícolas del planeta.

El verdadero despegue de los vinos del Napa se produjo en la "Wine Tasting" de París en 1976, cuando en una cata ciega, los vinos californianos coparon los principales galardones, despertando la curiosidad y el interés mundial en sus caldos. A día de hoy, Napa Valley es la región vitivinícola más visitada del mundo. Sus bodegas permanecen con las puertas abiertas de la mañana a la noche, con guías especializados, en las que se detienen sobre todo japoneses, australianos, mexicanos y mayoritariamente, norteamericanos de bermuda y gorra de baseball, que dan una vuelta por la sala de barricas, empinan el codo, se sacan la foto y compran vino.

Tal es su importancia que las ventas en las propias bodegas, directamente a los visitantes, suponen el 65% de toda la producción del valle. Una marca impensable para ninguna bodega española. Los yanquis son maestros de la publicidad y en 2004 hicieron la película "Entre Copas", ganadora de un Oscar, que lanzó a la fama la riqueza paisajística de la comarca, su gastronomía y fundamentalmente, el ritual del vino.

El Tren del Vino entre viñedos
Napa es la región por excelencia del Cabernet Sauvignon y del Chardonnay con preciosos viñedos que se alternan entre pueblecitos con encanto, donde se encuentran posadas de estilo victoriano reconvertidas en bed & breakfast y pequeños hoteles boutique. Atracciones como vuelos en globo sobre los viñedos, el "wine train", un tren-restaurante que recorre hasta el fondo del valle y una destacada oferta gastronómica con varias estrellas Michelin, atraen cada año alrededor de cinco millones de visitantes y convierten a esta zona en el segundo destino turístico más popular en California, solamente aventajado por Disneylandia.

Aunque vivimos en tierra de buenos vinos, tengo el propósito de tomar un Chardonnay californiano, blanco y fresquito, para comparar su calidad con nuestros caldos ya que el precio indudablemente será de otra dimensión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario