Google+ Aislado en este planeta: El Ártico se derrite

sábado, 2 de agosto de 2014

El Ártico se derrite

El Ártico, ese mar situado en la coronilla del planeta, es el lugar donde residen el polo norte geográfico, tan quietecito, el polo norte magnético que se mueve sin control, los osos polares con su abrigo inmaculado, la aurora boreal encendida por la noche y Papa Noel, que veranea en sus orillas.

Durante un millón de años el hielo ha sido una característica permanente del océano Ártico. Ahora se está derritiendo por el uso desmesurado de energías fósiles y, en un futuro cercano, el hielo podría desaparecer por primera vez, desde que los humanos pisamos la Tierra. Esto sería devastador, tanto para los pueblos como para los osos polares, narvales, morsas y demás moradores de aquellos mares, así como para el resto de la Humanidad.

El casquete polar ártico y los países colindantes

El hielo refleja gran cantidad de calor solar hacia el espacio, así mantiene fresco al planeta y estabiliza los sistemas meteorológicos de los que dependemos para cultivar nuestros alimentos en todas las latitudes. Proteger el hielo significa protegernos a todos. Sin embargo, el Ártico es un espacio gravemente amenazado por el cambio climático, y también por la extracción de petróleo y la pesca abusiva.

Durante miles de años, el Ártico ha sido uno de los pocos lugares del planeta Tierra que ha permanecido intacto a la explotación humana. Hoy en día esta situación ha cambiado. Las temperaturas están aumentando en aquellas latitudes más rápido que en el resto del planeta y la gran masa de hielo está derritiéndose.

El oso polar, una fiera entrañable

Muchos científicos están actualmente preocupados por esa elevación de las temperaturas, porque podrían causar que grandes cantidades de agua fría derretida entrasen en el Atlántico norte, perturbando posiblemente los patrones de las corrientes oceánicas actuales y causando, previsiblemente, cambios drásticos en el clima de la Tierra y enormes catástrofes costeras al elevarse el nivel de los mares.

En las condiciones actuales, pronto el Polo Norte será mar abierto y sin embargo, en vez de verlo como una situación alarmante, algunas de las naciones más poderosas del mundo, influidas por la multinacionales del petróleo, el transporte y la pesca, lo ven como una oportunidad de negocio. Además han comenzado las prisas por tomar posiciones en esta carrera para impedir que otros tengan situaciones de ventaja. Las petroleras ven posible la extracción del petróleo en aquel mar libre de hielo, de forma más rentable. Ese mismo petróleo que con sus emisiones ha causado el cambio climático y en consecuencia el deshielo.

Expedición científica al Ártico

Las navieras ya se disputan las rutas navegables del norte para acortar las distancias entre oriente y Europa o Norteamérica a través del paso del Noroeste canadiense y de los mares de Siberia y las compañías pesqueras ya diseñan buques-factoría colosales para esquilmar a gran velocidad la rica fauna de aquellos mares.

Estas amenazas va más allá de los cuatro millones de personas que habitan el Ártico y de su fascinante fauna, ya que nuestro planeta es un sistema interconectado y estamos empezando a entender la relación que hay entre el derretimiento del hielo y el clima extremo que se está observando alrededor del mundo. Ya deberíamos saber que el petróleo debe de permanecer en el Ártico si queremos evitar los peores impactos del cambio climático. Al contrario que en Las Vegas, lo que ocurre en el Ártico no se queda en el Ártico.

Aurora boreal al norte de Noruega

Los estados no van a actuar ya que son rehenes de sus intereses políticos y económicos, así que tiene mucho sentido que iniciativas cívicas como "Actúa por el Ártico!" tengan gran difusión y éxito. Este movimiento está trabajando para conseguir crear un Santuario en el Ártico, alrededor del Polo Norte que proteja el Planeta Tierra. Todos podemos jugar un papel importante, consiguiendo firmantes para la Declaración del Ártico o cuando menos visitando su web para documentarnos y tomar conciencia de la situación.


Otros artículos sobre el Ártico:


No hay comentarios:

Publicar un comentario