Google+ Aislado en este planeta: Mis mejores deseos

viernes, 19 de diciembre de 2014

Mis mejores deseos


Ya está aquí la Navidad. En estos días abundarán las reuniones de familiares y de amigos, comeremos en abundancia y beberemos algo más, exaltaremos la amistad, incluso ensayaremos como ser mejores personas.

Encenderemos la esperanza de que la Lotería, el Olentzero, los Reyes Magos, o Papá Noel, nos arreglen la vida o al menos nos consuelen con algún regalo. La ilusión está bien para los que no necesitamos mucho pero no es suficiente para los que tienen verdaderas carencias, para los que lo están pasando mal.

Así que dedico mi felicitación a los que no tienen trabajo, a los que pasan frío, a quienes no duermen por las noches, a los que comen mal, a los cuatrocientoeuristas y a quienes viven defraudados porque les han robado el futuro. 

A los que luchan por la dignidad de las personas, a los que pelean por evitar un desahucio, a los jueces justos, a los médicos voluntarios, a los cooperantes y a los bancos de alimentos. A los héroes de la vida cotidiana que malviven sin perder la sonrisa, a los pensionistas que mantienen una familia, a los abuelos que se privarán para comprar un juguete, al ama de casa que hará maravillas con poco dinero para ofrecer una cena digna y a aquellos que cantarán esa noche con un nudo en la garganta agobiados por un futuro incierto.

A todos ellos, que son héroes por sobrevivir y víctimas de una sociedad injusta, y a todos los que se solidarizan con ellos con la amargura de un sentimiento de impotencia ante tanta desgracia, les quiero desear una ¡ Feliz Navidad !

A los demás, no, nada, ni agua. A los culpables, a los corruptos, a los indiferentes, a los insolidarios, a los chorizos y a los mentirosos, lo único que les deseo es que les den morcilla. Y además me alegraré de que les siente mal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario