Google+ Aislado en este planeta: Microsoft

martes, 28 de abril de 2015

Microsoft

Se cumplen 40 años del nacimiento de este viejo conocido de mi vida laboral. Microsoft, como todas las grandes multinacionales, despierta sentimientos encontrados de amor-odio ya que por una parte domina un sentimiento de envidia y admiración hacia la gente que ha logrado un enorme éxito partiendo de la nada y por otro lado las prácticas monopolistas y un tanto imperialistas de su actuación en todo el mundo, me ponen en guardia y despiertan recelos.

Lo que no admite discusión es que ésta y otras empresas similares, han cambiado el mundo con sus ideas y productos afectando usos y costumbres y facilitando la vida y el trabajo a todos, desde el usuario particular hasta la gran corporación.

El equipo Microsoft en 1978

Microsoft fue fundada en 1975 por Bill Gates y Paul Allen. Ambos se habían conocido durante su época escolar en Seattle y compartían su afición a la programación con la mítica computadora PDP-10 de Digital Equipment Corporation. En ese año, saltó a la actualidad el computador personal Altair 8800 y Gates y Allen pensaron que podían desarrollar su idea sobre un lenguaje de programación, el BASIC que se incluía en una versión incipiente, en aquella máquina. Le compraron la licencia de este software a MITS, la empresa fabricante del Altair, y fundaron Microsoft en Albuquerque, Nuevo México, con el fin de desarrollar versiones de BASIC para otros fabricantes que iniciaban su andadura en aquellas fechas. Apple, Commodore y RadioShack fueron sus primeros clientes. En 1977 lanzaron un nuevo lenguaje, el Microsoft FORTRAN y adaptaron los productos a la nueva generación de microprocesadores 8080 y 8086 de Intel, la base de los futuros PCs.

Computador personal Altair 8800

El gran pelotazo llegó en 1980 cuando recibieron el encargo de IBM para escribir el sistema operativo del nuevo IBM PC, que saldría al mercado al año siguiente. Ese mismo año, Gates contrató a otro compañero de la facultad, Steve Ballmer como vicepresidente de ventas. Apremiados por el poco tiempo disponible, optaron por comprar la licencia de un sistema desarrollado por un programador de Seattle, por 50.000 dólares y cambiarle el nombre a MS-DOS. El golpe de suerte vino del hecho de que IBM no exigió exclusividad del producto y Microsoft podía venderlo a otros fabricantes. Inmediatamente se produjo una explosión de marcas que licenciaban o clonaban el PC de IBM y así en 1984, Microsoft ya había otorgado licencias de MS-DOS a 200 fabricantes de equipos informáticos dominando de forma apabullante ese mercado, lo que permitió a la empresa unos crecimientos de vértigo. 

El célebre IBM-PC de 1981

Con las espaldas cubiertas por aquel éxito, en 1986 cambiaron su base de operaciones a Redmond, en el estado de Washington e iniciaron el desarrollo de aplicaciones comerciales para PC como la hoja Multiplan, antecesora de Excel y el procesador de textos Microsoft Word. También hicieron versiones para Macintosh, la computadora personal de la compañía Apple, lo que contribuyó a ampliar más aún su éxito. Solo dos productos de la competencia hacían sombra a Microsoft; la hoja de cálculo Lotus 1-2-3 y el procesador de textos WordPerfect, ambos funcionaban en MS-DOS pero serían eclipsados por Microsoft Office desarrollado para el nuevo entorno gráfico Windows a partir de 1985.

La colaboración con IBM concluyó en 1991 cuando el Gigante Azul decidió abandonar el MS-DOS, demasiado popular, para implantar una versión exclusiva de la marca, también desarrollada por Microsoft llamada OS/2, pero para entonces el mercado estaba totalmente decantado, por lo que tuvo un escaso éxito. Lo siguiente fue Windows con una progresión de versiones renovadas cada tres años y de aplicación tanto en ordenadores personales como en servidores empresariales. En paralelo las aplicaciones de oficina MS copaban el mercado. El tándem formado por Intel con los microprocesadores y Microsoft con el software, era la fórmula de éxito y el ganador seguro en cuantas competiciones participaban. En 1993, la revista Fortune Magazine nominó a Microsoft como "la compañía más innovadora de los EE.UU".

Bill Gates en la actualidad
Pero el éxito es efímero y es imposible ser siempre el mejor. Aunque la gigantesca maquinaria seguía en marcha y la inercia del barco era enorme, nuevos conceptos y nuevos contendientes aparecieron en la escena informática de modo que en la década del 2000, Apple, Google, Internet y los teléfonos y dispositivos móviles revolucionaron muchos conceptos a los que Microsoft intentó responder con productos, algunos de éxito como Windows XP, SQL, Windows Server y el correo Outlook, pero que no revolucionaban el mercado. También buscaron alianzas con nuevos actores como Facebook o Yahoo, que no siempre resultaron acertadas. Aunque la compañía siempre siguió en beneficios, era patente que su estrella se eclipsaba. 


Satya Nadella


Y así llegamos a los tiempos recientes. Bill Gates abandona en 2008 la presidencia de la empresa que le ha hecho el hombre más rico del mundo, para dedicarse con prioridad a su fundación benéfica. Toma el relevo Steve Ballmer, que resulta un personaje controvertido en una época de crisis y dificultades. En los tres últimos años Microsoft da un giro en el enfoque de sus productos volcándose hacia Internet, los servicios en la nube y los dispositivos móviles incluyendo la compra de Nokia. En definitiva un enfoque más acorde con la era post-PC donde están triunfando sus competidores.

El último movimiento estratégico lo constituye la sustitución de Steve Ballmer por Satya Nadella, un ingeniero electrónico, informático y administrador de empresas de origen indio, que tras su paso por otros puestos de la empresa, es el nuevo CEO del gigante de Redmond. Parece que ahora soplan vientos renovados en la nueva Microsoft que fundamenta su futuro en tres pilares, según declaraciones del propio Nadella: 

  • Windows 10 que llegará al mercado a lo largo de este año. Es un producto completamente nuevo que unificara la interfaz de todos los dispositivos; teléfonos, tablets y PCs.
  • Office 365 que es una solución de comunicación y colaboración en la nube, por suscripción al servicio, que integra todas las herramientas de la suite Office tradicional y mucho más.
  • Azure, sin duda la plataforma tecnológica de toda la oferta. Un producto completamente de futuro, al que se están dedicando muchísimos recursos y que compite frontalmente contra la oferta de sus rivales como Amazon y Google. Se trata de una solución de procesamiento en la nube, multiplataforma y multisistema. Un intento de sustitución de los servidores empresariales actuales por máquinas virtuales en la nube, configurables a la medida de cada cliente.


Si esta estrategia tiene éxito, a Microsoft no le preocupa que dispositivos se utilicen, sino que el procesamiento y los servicios se ejecuten en sus plataformas virtuales. Y aquí es donde la empresa vuelve a sus origenes: el software. Si aciertan con el enfoque adecuado, larga vida a Microsoft.

No hay comentarios:

Publicar un comentario