Google+ Aislado en este planeta: El horror de Hiroshima

jueves, 6 de agosto de 2015

El horror de Hiroshima

En estos días se cumplen 70 años del estreno del arma más espantosa y mortífera que ha fabricado el hombre.

El 6 de agosto de 1945, en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, un bombardero estadounidense B-29 dejó caer la primera bomba atómica de la historia, sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. La explosión destruyó el 90 por ciento de la ciudad e inmediatamente mató a 80.000 personas y decenas de miles morirían más tarde a causa de las heridas y la radiación. Tres días después, un segundo B-29 dejó caer otra bomba atómica sobre Nagasaki, matando a unas 40.000 personas.

Incluso antes del estallido de la guerra en 1939, un grupo de científicos estadounidenses, junto con otros refugiados de los regímenes fascistas de Europa, comenzaron a inquietarse con la investigación de armas nucleares que se estaba llevando a cabo en la Alemania nazi. En 1940, el gobierno estadounidense comenzó a financiar su propio programa de desarrollo de armas atómicas, que quedó bajo la responsabilidad conjunta de la Oficina de Investigación Científica y Desarrollo y el Departamento de Guerra después de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial . El Cuerpo de Ingenieros del Ejército fue el encargado de dirigir la construcción de las grandes instalaciones necesarias para el programa ultra secreto, que tomó el nombre en clave de "Proyecto Manhattan". Este proyecto comenzó inicialmente en diferentes centros estadounidenses, destacando la Universidad de Chicago y el Laboratorio Nacional de Los Álamos, pero se extendió por todo el país llegando a ocupar al final de la guerra a más de 125.000 personas.

Durante los años del conflicto, los científicos trabajaron en la producción de los materiales clave para la fisión del uranio y el plutonio. El equipo seleccionado para la fabricación de la bomba, fue enviado a Los Alamos, Nuevo México, donde bajo la dirección de J. Robert Oppenheimer, trabajaron en secreto para desarrollar una bomba atómica viable. En la mañana del 16 de julio de 1945, el Proyecto Manhattan llevó a cabo su primera prueba con éxito, de un artefacto atómico de plutonio en el desierto de Alamogordo, en Nuevo México.

En el momento de aquella prueba conocida como Trinity, las potencias aliadas ya habían derrotado a Alemania en Europa. Japón, sin embargo, se había juramentado para luchar hasta el final en el Pacífico, a pesar de los numerosos indicios de que tenían pocas posibilidades de ganar. Sin embargo, entre mediados de abril 1945, cuando el presidente Harry Truman asumió el cargo, y mediados de julio, las fuerzas japonesas causaron tantas bajas aliadas como la mitad las sufridas en tres años completos de la guerra en el Pacífico, lo que demuestra que Japón se volvió más mortífero conforme se acercaba su derrota. A finales de julio, el gobierno militarista japonés rechazó la demanda de rendición expuesta por los aliados en la Declaración de Potsdam, pese a la amenaza de "destrucción inmediata y absoluta" si continuaban la guerra.

Infografía publicada por "El País"

El general Douglas MacArthur y otros altos comandantes militares se mostraban a favor de continuar el bombardeo convencional de Japón para continuar con un desembarco masivo. Los asesores de Truman pensaron que tal invasión causaría hasta un millón de bajas aliadas así que con este argumento aparcaron las reservas morales de algunos generales y científicos para tan tremenda decisión y Truman decidió el uso de la bomba atómica con la esperanza de llevar la guerra a un final rápido. Además semejante prueba de fuerza, pondría a los EE.UU. en una posición dominante para determinar el curso del mundo en la posguerra.

Hiroshima, una ciudad industrial de unos 350.000 habitantes situada a unos 800 kilómetros de Tokio, fue seleccionada como el primer objetivo. Después de llegar en barco a la base estadounidense de Tinian, en las islas Marianas, las más de cuatro toneladas de uranio 235, la bomba se cargó a bordo de un bombardero modificado modelo B-29 bautizado como "Enola Gay" (por la madre del piloto, el coronel Paul Tibbets). El avión lanzó con un paracaídas, la bomba conocida como "Little Boy", a las 8:15 de la mañana y detonó a 600 metros de altura sobre Hiroshima en una explosión equivalente a 15.000 toneladas de TNT, arrasando trece kilómetros cuadrados de la ciudad.

La devastación de Hiroshima no consiguió la rendición japonesa inmediata, por lo que el 9 de agosto, el mayor Charles Sweeney pilotó otro bombardero B-29, de nombre "Bockscar", despegando de Tinian. El cielo nublado sobre el objetivo principal, la ciudad de Kokura, condujeron Sweeney a un objetivo secundario, Nagasaki, donde la bomba de plutonio "Fat Man" fue lanzada a las 11:02 de la mañana. Era un ingenio más poderoso que el utilizado en Hiroshima, con un peso de 4.500 kilos y una potencia de 22 kilotones. La topografía de Nagasaki, que se encuentra entre estrechos valles, redujo el efecto de la bomba y limitó la destrucción a unos siete kilómetros cuadrados. Pero allí cambió el curso de la historia.

Al mediodía del 15 de agosto 1945, el emperador Hirohito anunció la rendición incondicional de su país en un programa de radio, aterrado por el poder devastador de "una nueva y más cruel bomba" como citó en su discurso. El mundo entero asistió atónito al final de la guerra entre el espanto causado por las bombas y la alegría de los aliados por la victoria. El acuerdo de rendición formal se firmó el 2 de septiembre, a bordo del acorazado Missouri de los EE.UU., anclado en la bahía de Tokio.

Pese a la permanente amenaza nuclear que vive el mundo desde entonces, afortunadamente nunca se ha vuelto a utilizar el arma atómica en otro conflicto. Esperemos que la sensatez de los hombres o en su defecto el miedo, consigan que el horror nuclear no se repita en ningún lugar de la tierra.



Después de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de Hiroshima
sería reconstruida, aunque un sector destruido se reservó
como un recordatorio de los efectos de la bomba atómica.
Cada 6 de agosto, miles de personas se reúnen en el
Peace Memorial Park para unirse en los servicios religiosos
en conmemoración del aniversario del bombardeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario