Google+ Aislado en este planeta: La huella de Stalin

miércoles, 14 de octubre de 2015

La huella de Stalin

Moscú es una ciudad sencillamente impresionante. Comenzando por una población de 12 millones de habitantes distribuidos en una enorme superficie de más de 2.500 km2 que necesitan para su desplazamiento de enormes autopistas con tramos de diez carriles y cruces elevados. Estas vías forman anillos concéntricos que abrazan la ciudad. Algunas de ellas, tienen una longitud superior a los 100 kilómetros pero no obstante, no logran evitar descomunales atascos. 

El Kremlin

La ciudad está servida por una amplia red de transporte público que incluye cinco aeropuertos, nueve estaciones de ferrocarril y uno de los más profundos y extensos sistemas de metro del mundo, que transporta diariamente una media de casi 7 millones de pasajeros. Además posee una rica arquitectura en muchas de sus 185 estaciones que le mereció el apodo de "el palacio del pueblo" en la época de su construcción.


El Metro de Moscú
También es destacable el servicio de calefacción colectiva que dispone la capital consistente en numerosas centrales de calor distribuidas por los barrios que se alimentan de gas llegado a la capital a través de largos gaseoductos desde más allá de los Urales. Dentro de la ciudad hay más de 5.000 kilómetros de tuberías subterráneas, lo que supone el sistema de calefacción central más grande del mundo.

La tumba de Stalin junto a la muralla del Kremlin
Estas y muchas otras infraestructuras tienen su origen en los tiempos de Iósif Stalin, el dictador que lideró el gobierno de la URSS desde 1922, a la muerte de Lenin, hasta su fallecimiento en 1953. En 1924, Stalin tomó el control total del Partido Comunista y expulsó a sus principales rivales, entre ellos León Trotski. Desde 1928 aplicó los "planes quinquenales" para industrializar la Unión Soviética. Logró grandes avances, pero a costa del sacrificio, la represión y la muerte de millones de personas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Stalin lideró el triunfo soviético sobre los alemanes. En mayo de 1945 sus tropas tomaron Berlín y extendieron la influencia soviética a los países satélites de la Europa del Este.

Cuando te alejas del centro de la ciudad, llaman la atención los imponentes edificios de claro estilo socialista. Enormes bloques de viviendas, monótonos y grises, aunque los que corresponden a la era estalinista, tienen cierta gracia al estar decorados con arcos, columnas y estatuas. Los de la época de Nikita Jruschov empeoran en el aspecto estético ya que la prioridad fue aumentar la cantidad de viviendas sacrificando la calidad y el tamaño, para llegar a toda la población.

En la zona centro de Moscú, además de los monumentos históricos como el Kremlin y las catedrales, predominan los edificios prerrevolucionarios, cuya construcción data desde finales de siglo XIX hasta la revolución de octubre de 1917. Destacan también en la ciudad los grandes edificios oficiales del período estalinista, que son una clara muestra del Clasicismo Socialista y que se localizan en las grandes avenidas de la ciudad.


Kotélnicheskaya Náberezhnaya

Universidad Estatal de Moscú

La muestra más relevante de esa época son los rascacielos estalinistas conocidos como las Siete Hermanas, que se distribuyen por Moscú aportando al paisaje su estética inconfundible. Fueron construidos desde 1947 hasta 1953 y son una compleja combinación de estilos barroco ruso y gótico levantados con la misma tecnología utilizada en los rascacielos americanos.

Los siete edificios son: 
  • Universidad Estatal de Moscú, la más alta de las hermanas con 240 metros, fue el edificio más alto de Europa hasta 1990
  • Hotel Leningrado, actualmente Hilton Moscow Leningradskaya, fue diseñado para ser el mejor hotel de lujo de Moscú. Esta decorado con estatuas de bronce, brillantes candelabros y muebles del estilo imperial ruso.
  • Hotel Ucrania a orillas del río Moscova. Desde 2010, tras una profunda remodelación, abrió con el nombre de Radisson Royal Hotel.
  • Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. Cuenta con un gran emblema de la URSS en su fachada y desde su construcción, no ha cambiado su finalidad como ministerio.
  • Edificio Administrativo Red Gates. Con 24 plantas, está destinado a la administración estatal y tiene anexos dos edificios residenciales de 11 y 15 plantas.
  • Edificio de viviendas Kotélnicheskaya Náberezhnaya, situado en la confluencia del río Moskva y el río Yauza, ocupando una enorme superficie.
  • Edificio de viviendas Plaza Kúdrinskaya. Este gran edificio fue diseñado como un complejo de apartamentos de lujo destinados a los líderes culturales soviéticos.

El plan original de Stalin concebido antes de la Gran Guerra Patriótica, como se conoce en Rusia a su enfrentamiento con los nazis en la II Guerra Mundial, contemplaba construir ocho edificios en conmemoración del octavo centenario de la fundación de Moscú, celebrado en 1947. El octavo edificio proyectado, el Palacio de los Soviets, no vio la luz aunque sus obras habían comenzado antes de la contienda. Según el proyecto final, el edificio de 415 metros de altura debía convertirse en el más alto del mundo, y en su cima se colocaría una estatua de Lenin de 100 metros.


Parque de la Victoria y viviendas de época socialista

El hotel Ucrania

En 1931 fue demolida la Catedral de Cristo Salvador de Moscú para ceder su espacio al Palacio pero, con los cimientos excavados, llegó la guerra y el proyecto se paró. Más tarde el solar se aprovechó para construir una enorme piscina de 120 metros de diámetro. En los años 90, se utilizaron los cimientos para reconstruir la catedral con una réplica exacta del templo demolido 60 años antes.

Catedral de Cristo Salvador

Puede parecer contradictorio que el socialismo estalinista proyectase construir rascacielos que son el símbolo de la especulación capitalista, pero en realidad los rascacielos moscovitas nacieron como una alegoría del socialismo triunfante y en un afán de competir con Occidente aunque con un estilo arquitectónico propio y desfasado. En aquellos años en Norteamérica ya se construían edificios de acero y cristal más altos, más eficientes y más modernos mientras que los soviéticos eran auténticos monstruos de hormigón. 

Ministerio de Asuntos Exteriores

En la actualidad las Siete Hermanas no son los únicos rascacielos de Moscú. En los últimos años se ha desarrollado un gigantesco proyecto conocido como Centro Internacional de Negocios de Moscú que se está construyendo en el Distrito Presnensky, en el oeste de Moscú, a orillas del rio Moscova, con varios edificios de estilo futurista destacando la Mercury City Tower que con una altura de 339 metros es ahora el rascacielos más alto de Europa.

Centro Internacional de Negocios

El CINM es ahora un nuevo símbolo de Moscú. El que representa el capitalismo más salvaje de los nuevos imperios económicos surgidos con la privatización de empresas tras la caída de la URSS, junto con la invasión de multinacionales que han acudido prestas al reparto del pastel del mercado ruso.

Pero las Siete Hermanas conservan un halo mágico que evoca una época pasada y que actualmente despierta cierta nostalgia en algunos sectores de la nueva Rusia que añora antiguas grandezas. Y desde luego, su imponente presencia sigue siendo trascendental para el paisaje urbano de la ciudad, emergiendo como emblemas de un periodo clave de la historia de Moscú.

1 comentario:

  1. Великолепная история, товарищ Майкл. Спасибо за ваше время и преданность делу

    ResponderEliminar