Google+ Aislado en este planeta: La Sala de Ambar

lunes, 30 de noviembre de 2015

La Sala de Ambar

La opulencia histórica de San Petersburgo en cuanto a palacios y jardines se refiere, es inmensa. Se trata de una zona declarada por la Unesco "Patrimonio de la Humanidad" que se conoce como "Centro histórico de San Petersburgo y conjuntos monumentales anexos". Comprende más de cuarenta edificios, palacios, jardines, fortalezas y conjuntos arquitectónicos en una increíble fusión de barroco y neoclásico con influencias de la arquitectura rusa, ocupando la zona declarada, más de 40 kilómetros cuadrados.

Una de las joyas que destaca entre tanto esplendor, es el Palacio de Catalina situado a 24 kilómetros al sur de la antigua capital de los zares, que se conoció como Tsárskoye Seló y actualmente se llama Pushkin en honor del escritor. El palacio y sus jardines están integrados en la ciudad, lo que la convierte en uno de los lugares más encantadores de Rusia.

Espectacular Palacio de Catalina

La historia de este palacio se remonta al año 1717, cuando Catalina I de Rusia contrató los servicios del arquitecto alemán Johann-Friedrich Braunstein con el fin de construir su residencia de verano. Este palacio tuvo varias restauraciones por parte de las zarinas descendientes de Catalina I. Su hija, la emperatriz Isabel I, encargó al arquitecto Bartolomeo Rastrelli que lo reconstruyera completamente en un estilo rococó mucho más llamativo. Después de cuatro años, en 1756, las obras quedaron terminadas con el resultado de un palacio que tiene una fachada de 325 metros de largo.

En la visita a esta inmensidad de edificio, cada habitación y cada sala compite con la anterior en esplendor y riqueza y no hay un solo centímetro descuidado o sin decorar. Sin embargo, hay una estancia que sorprende más si cabe y es la Cámara de Ámbar, una lujosa habitación decorada con paneles de distintos tamaños, zócalos y muebles construidos con miles de astillas de ámbar cuyo precio en aquella época, era diez veces superior al del oro. El ámbar es una resina fósil petrificada, de origen vegetal, considerado como una piedra semipreciosa, cuyos yacimientos más importantes se encuentran en las orillas del Báltico.

La Cámara de Ámbar

La Cámara fue construida entre 1701 y 1707 por dos equipos de artesanos alemanes y daneses, con toda la decoración hecha de ámbar con recubrimientos de hojas de oro, valiosas gemas y espejos que, una vez completada, se colocó en el Palacio Real de Berlín. Tras sucesivas ampliaciones, la Cámara alcanzó una extensión de 55 metros cuadrados utilizando para ello hasta 6 toneladas de ámbar. Tan singular habitación dejó admirado al zar Pedro I el Grande de Rusia durante una visita a Berlín y luego se convirtió en un regalo de Federico Guillermo I de Prusia al propio zar en 1716 para estrechar las relaciones diplomáticas entre ambas naciones y como muestra de amistad.

El zar, orgulloso de aquel regalo, mando que se instalara en el nuevo palacio que su esposa, la futura Catalina I, estaba construyendo en Tsárskoye Seló, la Villa de los Zares. Desde entonces pasó a considerarse la octava maravilla del mundo y el símbolo del esplendor del imperio zarista. 

Dos siglos más tarde, llegó la Revolución Rusa, y en aquella ocasión, el Palacio de Catalina no fue dañado, pero después vino la Segunda Guerra Mundial y en 1941, Alemania invadió la URSS, llegando hasta las puertas de Leningrado. Los rusos tomaron la precaución de sacar de la ciudad cuantas obras de arte pudieron enviándolas a Siberia. También intentaron el traslado de la Cámara pero resultó más complicado porque el ámbar, ya reseco, se volvía frágil y muy difícil de manejar, así que intentaron ocultarla forrandola de papel, pero el engaño no funcionó. El Estado Mayor alemán ordenó la división de la sala en 27 lotes que fueron enviados al castillo de Königsberg, en la Prusia oriental que ahora es la región rusa de Kaliningrado. 

Los románticos jardines del Palacio

Casi al final de la guerra hay constancia de que aún permanecía en el castillo, pero entre los bombardeos de la RAF británica, el asalto final del ejército rojo y una posible evacuación por barco de los alemanes, se pierde la pista de esta joya, y al finalizar la guerra en 1945, el Salón de Ámbar se considera "desaparecido". 

Desde entonces todo han sido especulaciones acerca de su paradero. La última tentativa de dar con la Sala de Ámbar la llevó a cabo Peter Haustein, alcalde de Deutschneudorf, un pueblo al este de Alemania, que buscó en una antigua mina de cobre, pero tuvo que abandonar las excavaciones por falta de recursos. Este hombre mantiene que en el lugar yacen varios tesoros escondidos por los nazis.

Otra teoría es la que mantiene el historiador berlinés Günter Wermusch que ha investigado la historia de la maravillosa sala y afirma que podría estar en la península de Wustrow, en el noreste de Alemania.

Durante el pasado verano se descubrieron en la Baja Silesia, en Polonia, unos túneles subterráneos que pueden alojar, según las imágenes del georadar, un convoy nazi y se está barajando la hipótesis de que en sus vagones se encuentre la Cámara, además de lingotes de oro, joyas y otras piezas, fruto del saqueo a los enemigos del Tercer Reich.

Detalle de rinconera y reloj

Sea como fuere, no todo está perdido y ahora los turistas podemos de nuevo disfrutar contemplando el Salón de Ambar gracias a una réplica exacta, conseguida a través de dibujos y fotografías antiguas, que está situada en el lugar original y realizada con los mismos materiales. El proyecto fue financiado por empresas alemanas y otras donaciones de filántropos y artistas y tras 24 años de trabajos, fue inaugurada en 2003 en un acto presidido por los presidentes de Alemania y Rusia, con motivo de la celebración del 300 aniversario de la ciudad de San Petersburgo.

Así, entre su enorme belleza y el halo de misterio que la rodea, la Sala de Ámbar puede dejar apabullado al visitante durante los cortos minutos de contemplación que permite la visita al Palacio de Catalina.

En este enlace se puede hacer un magnífico paseo por los jardines del Palacio viajando simplemente con el ratón.
http://www.panoramas.classic-ru.org/carskoye_park/index.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario