Google+ Aislado en este planeta: El Canal de Suez

domingo, 24 de abril de 2016

El Canal de Suez

El avance tecnológico e industrial del siglo XIX, hizo que las potencias más desarrolladas de la época abordaran ambiciosos proyectos que hasta entonces habían dormido en el cajón de los sueños, pues se trataba de quimeras imposibles con los medios de otras épocas.

Así ocurrió con el proyecto de unir los océanos Atlántico y Pacifico en Panamá que ya fue imaginado por el emperador Carlos V pero que en el siglo XVI resultaba irrealizable. Y así sucedió también con el Canal de Suez cuyos orígenes se remontan al sueño de los faraones del antiguo imperio egipcio que trabajaron en unir el río Nilo con el mar Rojo. Después los persas y los tolomeos se encargaron de mantener una exigua vía marítima. Los romanos le llamaron "el canal de los faraones" y también lo usaron con pequeñas embarcaciones. En la época de la expansión árabe, el canal se obstruyó con la arena y durmió durante siglos hasta que llegó Napoleón a Egipto y encargó un nuevo proyecto para unir los mares. 

El canal es una amplia vía de agua en gran parte de su recorrido

Un error tuvo la culpa de que no llegase a realizarse. Se creyó que tendrían que construir un canal con grandes esclusas, porque el nivel del mar Rojo estaba casi 10 metros por encima del mar Mediterráneo. Esto detuvo el proyecto aunque más tarde se descubrió que se había cometido un error de cálculo; la diferencia de altura sólo era de 80 centímetros. Inglaterra respiró tranquila. Un canal de Suez bajo control francés habría puesto en peligro el dominio británico en la India. 

Petrolero del tipo Suezmax

En 1847 se verificó el desnivel real entre los dos mares que resultó ser inferior a un metro, lo que de inmediato despertó el interés de los franceses por la obra. El proyecto del ingeniero Lesseps data de 1854 y contó con el apoyo de la emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III. Su construcción iniciada en 1859, proporcionó cifras asombrosas propias de una obra de faraones: millón y medio de trabajadores de los que más de cien mil murieron en la obra, lo que no es de extrañar en un clima insano y con una excavación que, al comienzo, era completamente manual, aunque después se incorporaron las dragas de cangilones diseñadas para esta obra, que supusieron un enorme avance.

Tras diez años de obras y un desembolso de 200 millones de francos franceses de la época, el canal se inauguró con la presencia de la emperatriz de Francia a los acordes de la ópera "Aida" encargada a Verdi para la ocasión. Era el 17 de noviembre de 1869.

Obras de la ampliación en 2014

En 1875 el Pachá de Egipto cuyas finanzas amenazaban ruina, puso a la venta las acciones de su país en la empresa del canal. Rápidamente los ingleses, hasta entonces excluidos del proyecto, las compraron contando con el apoyo financiero de la banca Rothschild, para asegurarse el dominio del canal y el control de la ruta a la India. Después enviaron tropas para su custodia y veinte años después, prácticamente lo habían ocupado.

La situación se mantuvo hasta 1956, cuando el presidente egipcio Nasser decidió nacionalizar el canal en el contexto de la Guerra Fría. La medida fue rechazada por Francia e Inglaterra, quienes incluso amenazaron con invadir la zona pero terminaron retirándose. Como resultado del conflicto árabe-israelí conocido como la "guerra de los Seis Días", el canal permaneció cerrado entre 1967 y 1975. A partir de su reapertura ha seguido en funcionamiento ininterrumpidamente.

Mapa del canal
A lo largo de siglo y medio el canal ha sido ampliado en varias ocasiones. La última mejora tuvo lugar el pasado año con una obra que duró un año y tuvo una inversión de 8.500 millones de dólares.

El moderno canal de Suez tiene una longitud de 162 kilómetros a la que se ha añadido una nueva ramificación de 35 kilómetros en paralelo al viejo canal y una ampliación de otros 37 kilómetros que permitirán el tráfico simultáneo en las dos direcciones y reducirán en un tercio el tiempo de la travesía a la vez que podrán utilizarlo navíos de mayor tonelaje. Se trata de la gran apuesta egipcia de futuro pues tienen expectativas de duplicar las cifras económicas que maneja la empresa del canal y mejorar la penosa situación económica del país. 

El paso por el canal se ha considerado siempre como una enorme ventaja pues el peaje de paso es mucho más económico en tiempo y dinero que el viaje de 6.500 kilómetros rodeando el continente africano. Sin embargo, ahora una amenaza se cierne sobre el canal. Cada vez más, numerosos barcos están decidiendo no tomar la ruta de Suez. En su lugar, están viajando alrededor del Cabo de Buena Esperanza. Más de 100 petroleros hicieron esta ruta en los dos últimos meses de 2015 y este largo periplo tiene sus justificaciones. Por un lado el precio del crudo ha caído estrepitosamente desde los 400 dólares a 150 dólares por tonelada métrica con lo que se reduce el importe del fuel consumido. Después están las tasas del canal que oscilan entre 300.000 y medio millón de dólares dependiendo del tamaño del buque, a lo que hay que añadir el coste de una tripulación especializada que hay que contratar para el tránsito del canal.


Cruzando el canal en 4 minutos

La travesía se alarga en unos 12 días si se rodea África, pero ese coste deja de ser importante porque actualmente, en un mercado tan especulativo, millones de toneladas de petróleo y productos refinados se están manteniendo en el mar o en depósitos de almacenamiento, esperando a una cotización favorable en alguno de los puertos europeos. Actualmente hay un exceso de oferta de crudo en todo el mundo y el mercado es muy volátil así que los operadores pueden ganar dinero permaneciendo a la espera de un comprador oportuno. En definitiva, no hay prisa en llegar a Europa para tener que quedar varados en alta mar en una situación conocida como "almacenamiento flotante" en el que simplemente esperan una situación favorable. Por esta razón el viaje rodeando África ha dejado de ser descabellado y aunque parezca extraño, en el mundo del petróleo, a veces el mejor camino es el más largo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario