Google+ Aislado en este planeta: Hablando de "PI"

sábado, 2 de abril de 2016

Hablando de "PI"


Hace dos años glosaba yo en este blog la película de Ang Lee, "La vida de Pi", por ser un canto a la belleza, la poesía, la espiritualidad y la fe. En su final se bifurca en dos interpretaciones sobre los hechos ocurridos, dando al espectador a elegir entre la aventura fantástica con el tigre y la más dramática del animal humano al que repugna incluso su narración.

Viendo en nuestro tiempo el comportamiento del nuevo PI, aquel final se decanta sin duda por la segunda opción en la que Pi es el tigre y como es natural, todos son devorados y él es el único superviviente.

El tigre de Bengala es rencoroso y sanguinario. No es fácil sobrevivir en la corta distancia, así que solo cabe mimetizarse y convertirse en el propio tigre para salvar el pellejo. Esto lo sabe bien PI que actúa a veces como un cordero pero que en su naturaleza reside el tigre oculto.

Desde 2014 hemos visto a PI como un revulsivo en la vida política española. A veces es un elemento refrescante que denuncia las viejas prácticas, un pepito grillo, una voz altisonante con gran capacidad narrativa y un desparpajo sin límites. Su mensaje es un arrullador canto de sirena que ha sabido llegar a oídos distraídos y ha encandilado a mentes ingenuas.

El éxito se basa en crear un producto de marketing: un partido de izquierdas con un relato muy sencillo que es, "el pueblo contra la casta". Esto ocurre en un momento de crisis, de angustia, de desánimo donde la gente vuelve a esperar al mesías sin hacerse preguntas. En este escenario no caben las dudas y el rebaño se lleva fácilmente hacia los verdes pastos y el agua fresca sin cuestionarse lo que puede ser un espejismo.

Aunque el mensaje es ambiguo y muy superficial, es de efecto inmediato porque la naturaleza humana es antes de impulsos que de razonamientos y resulta ingenuamente seductora la épica del guerrillero, el relato de Robin Hood, donde no caben reparos morales ante una ocasión justiciera como la que ofrece PI.

El mensaje va como una flecha hacia el blanco de las mentes más jóvenes, las más despiertas e inexpertas y también de las más obtusas y crédulas y va conducido por los medios actuales más agresivos; las tertulias, las redes sociales, YouTube, donde no tiene mucha cabida la reflexión. Aparece PI, que habla muy bien y domina la dialéctica mejor que sus oponentes y lo que dice es lo que mucha gente quiere oír e incluso muchos desearían saber expresar. No importa el contenido porque el mensaje es transversal y sirve lo mismo para un roto que para un descosido. No importa la inconsistencia de muchos argumentos porque la mayoría de sus oyentes no tiene capacidad crítica ni conocimientos, pero la música les suena bien.

PI ha tenido el don de la oportunidad y aprovechando la tormenta perfecta propiciada por la crisis, la corrupción y la inoperancia de los partidos tradicionales, ha montado su circo mediático con gran éxito de público y crítica. Nadie de su parroquia se cuestiona por qué siempre suenan tan bien los discursos justicieros de la extrema izquierda y sin embargo, la puesta en práctica ha terminado, sin excepción, en sonoros fracasos.

En esta historia, estamos aún en la fase de los cantos del jilguero, pero demos tiempo a PI, ese ególatra convertido en el Gran Timonel de la revolución, para que saque el verdadero tigre que lleva en la barca. Y en esta hora de pactos, ojo con acercarse a él porque, como se está viendo, el tigre lanza dentelladas a propios y extraños. Nadie puede salir a pasear con un tigre si no lo lleva en una jaula y con el bozal puesto.

La película: http://murzainqui.blogspot.com.es/2013/03/la-vida-de-pi.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario