Google+ Aislado en este planeta: Aeropuerto de Teruel

jueves, 2 de junio de 2016

Aeropuerto de Teruel

Los amantes de Teruel
No solamente Teruel existe, sino que vive, progresa y se hace notar. Volviendo de Valencia y puesto que era buena hora para comer, me detuve en Teruel, turísticamente apodada "la ciudad del amor". No en vano honran la memoria de Diego e Isabel, protagonistas de la más romántica historia jamás contada. Los amantes de Teruel, que tienen su mausoleo en la iglesia de San Pedro, son discretos y no hacen ostentación narcisista como ocurre en Verona con los suyos, Romeo y Julieta, cuando solo son fruto de la imaginación de Shakespeare.

Después de una comida, que por estas tierras siempre es copiosa además de sabrosa, estuve callejeando media hora que es el tiempo suficiente para una visita exprés del centro urbano. Le hice una foto al "torico" que es un icono de la ciudad y cuyo origen se remonta al siglo XII y a la reconquista de la villa por Alfonso II. En el recorrido te encuentras con el arte mudéjar, otro icono, bello y abundante en torres, murallas e iglesias. Son magníficas la Catedral y la torre de San Martín, que dada la hora, me tuve que conformar con ver su exterior. Deambulando, surgen muestras de arquitectura modernista digna de atención y también muestras gastronómicas en el pequeño comercio dedicado a la venta de su apreciado jamón y otros derivados.

Cuando se abandona la pequeña ciudad con dirección a Zaragoza por la autovía Mudéjar, porque Teruel tiene autovía, te encuentras algo un poco sorprendente: "Aeropuerto de Teruel". Escarmentados como estamos de ver en este país obras delirantes, pretenciosas y sin sentido, sobre todo en infraestructuras aéreas, se te ocurre pensar en otro aeropuerto sin pasajeros y sin aviones. Otro despropósito más de la España del desmadre. Pero no es así porque en sus pistas se ven numerosos aviones, muchos más de los que cabría esperar. 

Plaza y fuente del "Torico"

¿Se trata quizás de una convención de chinos llegada a Teruel atraída por la fama de su jamón?. En realidad, estamos ante un aeropuerto peculiar donde no suben ni bajan pasajeros y apenas se ven tripulaciones. Tampoco se utiliza para transportar carga. Allí solo llegan aviones vacíos que quedaron inoperativos, que pasarán una temporada en dique seco, para superar tareas de mantenimiento o ganar tiempo hasta que aparezca una nueva aerolínea que los demande y los ponga en operación.

Torre de San Martín
Se trata del mayor aparcamiento de aviones de Europa y cuenta con una pista de nueva construcción de 2.825 metros de largo, una plataforma de mantenimiento de aeronaves de 27.200 m² y una plataforma de estacionamiento de 120 ha. En solo tres años de funcionamiento, las instalaciones turolenses se han convertido en un referente europeo en el sector de la aviación, con una especialización muy singular; ser un centro de mantenimiento, almacenamiento de corta y larga duración y reciclado de aeronaves comerciales en espera de nuevo destino.

Actualmente sus pistas están abarrotadas con más de 60 aeronaves que han encontrado en la antigua base militar de Caudé, un aparcamiento más barato que en cualquier aeropuerto comercial europeo, donde las tasas de aterrizaje y despegue o de estacionamiento son muy superiores.

Los auténticos propietarios de las flotas aéreas son las compañías de leasing que en determinados momentos se encuentran con excedentes de aeronaves, que bien por la quiebra de compañías o por el exceso de capacidad de otras, recurren al aparcamiento temporal y para ello se necesitan instalaciones capaces, económicas y de condiciones ambientales seguras y todas estas premisas, mejor que en otros lugares, se dan en el aeropuerto de Teruel que compite directamente con la mayor base de aparcamiento del mundo situada en Arizona.

La Plataforma Aeroportuaria de Teruel es la gestora de este proyecto y la concesionaria Tarmac Aragón, de origen francés y participada por Airbus, es la que se ocupa de almacenar, reciclar o desguazar los aviones. Allí han llegado compañías rusas como Transaero y UTair a depositar sus excedentes de flota a causa de recortes de actividad y también otras como PLD Space, que desarrolla motores cohete o una escuela de pilotos británica, que quiere aprovechar que Teruel se encuentra en una zona de escaso tráfico aéreo y con una climatología favorable para los vuelos de prácticas.

Un Boeing de carga aterrizando en Caudé

Parece una historia de éxito y un ejemplo de iniciativa, en este caso del sector público, para reciclar unas instalaciones y emprender una aventura empresarial que puede resultar muy beneficiosa para la pequeña y tranquila ciudad de Teruel a la que convendrá en otra ocasión, dedicar una visita más pausada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario