Google+ Aislado en este planeta: Las Landas

lunes, 25 de julio de 2016

Las Landas

Buen tiempo, días largos, mucho sol, atardeceres interminables. Así se pueden definir los seis días de gira ciclista por tierras landesas a finales de junio. Las Landas son un territorio muy llano y por tanto adecuado para recorrerlo en bicicleta. Más aún cuando se ha convertido en un paraíso del turismo de naturaleza y por tanto sus rutas y senderos están especialmente cuidados y adaptados para las dos ruedas.

Compañeras

Las Landas son un Departamento del suroeste francés dentro de la región de Aquitania. Es una franja de terreno asomada al Atlántico que destaca por la inmensidad de sus playas y por un impresionante bosque de pino atlántico que se extiende por doquier. En todas partes se ven árboles que solo desaparecen con la presencia del mar y de las dunas costeras.

Nuestro recorrido se dividió en seis etapas de unos 50 kilómetros, comenzando en el sur a orillas del lago de Hossegor y avanzando siempre hacia el norte hasta Andernos-les-Bains, a orillas de la laguna de Arcachon, prácticamente a la altura de Burdeos. En el recorrido fueron final de etapa las localidades de Léon, Mimizan, Biscarrosse, Arcachon y Biganos.

La ruta
Se trata de un itinerario especialmente adaptado para la bicicleta con carriles específicos en un 90% del recorrido. Donde no hay pista ciclable, como allí le llaman, es porque se trata de zonas urbanas o pequeños tramos para cambiar de sendero. Si añadimos que solo se encuentran ligeras ondulaciones del terreno, se puede concluir que la dificultad para transitarlo es bastante asequible.

Esta es una región escasamente poblada, en comparación con el resto del país, con una naturaleza exuberante y poco explotada, por lo que resulta ideal como destino de naturaleza, deporte y acampada, tanto en el interior boscoso como en su litoral conocido como Costa de Plata, con interminables playas de arena finísima, escasamente ocupadas por bañistas solitarios, surfistas intrépidos y nudistas recatados.

Las atracciones de esta zona las puede explicar mejor que yo, una guía como la que encontramos en la web oficial de turismo de Francia:


Las Landas fueron una región olvidada y casi maldita a lo largo de la historia porque se trataba de una región pantanosa, escasamente productiva y llena de peligros, que ahuyentaba pronto al intrépido que allí pretendía quedarse. El suelo es arenoso con numerosas dunas en movimiento, hoy asentadas mediante el bosque replantado con la especie Pinus pinaster, que ocupa una superficie de unos 10.000 kilómetros cuadrados, equivalente a la provincia de Navarra. También conviven otras especies como robles, alisos, abedules, sauces y acebos, sobre todo en las cercanías de los numerosos ríos de la región.

Se cuenta que en la Edad Media, los peregrinos que cruzaban esta zona, camino de Santiago de Compostela dejaron constancia en sus crónicas de la dureza del viaje a causa de la ausencia de caminos, la dificultad de encontrar agua potable y comida y los largos tramos de pantano donde el avance tenía que hacerse a través de charcas insalubres con el agua hasta las rodillas.

El actual departamento de Landas se creó en 1790, justo al inicio de la Revolución Francesa, unificando las catorce comunas de la zona en un único Departamento, dentro del proceso iniciado por la Asamblea para la reestructuración administrativa y territorial de Francia. A comienzos del siglo XIX se creó la Comisión Estatal de Dunas que inició las plantaciones de pino y para 1825 ya se había estabilizado en buena medida toda la costa landesa. 

Playas interminables

Desecar aquellos parajes costó décadas pero el verdadero impulso vino de la mano de Napoleón III que se enamoró de esta región y en 1857, adquirió unas 8.000 hectáreas para cultivo y colonización. El lugar adquirió el nombre de Solferino en recuerdo de la victoria francesa frente a las tropas austriacas en 1859.

Bajo las órdenes de Emperador, se plantaron muchos miles de pinos marítimos que con el tiempo convertirían a Las Landas en el mayor bosque de Europa. Se consiguió fijar el terreno y proteger las poblaciones de los peligrosos movimientos de las dunas, creando a su vez zonas de tierra rica y cultivable. También se acondicionaron las aguas interiores facilitando la creación de numerosos lagos y se construyeron caminos agrarios para facilitar el tránsito en la región. Un futuro prometedor había comenzado.

Un siglo después, los primeros aventureros del surf descubrieron que en esta costa se encontraban los mejores fondos marinos con rocas, arrecifes y bancos de arena que hacen que las olas rompan de forma especial y sean surfeables. Aquí destacan varios kilómetros de playa de las localidades de Seignosse y de Hossegor.

Carril, lago, bosque...

Un ejemplo de lo que supone la combinación del mar, el viento y la arena en la formación de estas costas, lo constituye la Duna de Pilat, una gigantesca montaña de arena de 100 metros de altura que ocupa casi 3 kilómetros de costa que avanza inexorablemente hacia el interior del bosque a razón de 3 a 4 metros anuales. En el curso de los años la duna se ha ido tragando varias propiedades colindantes y miles de pinos. Debajo de la arena han quedado sepultadas varias casas y algunas carreteras.

Subir a la duna es un curioso ejercicio, avanzando con dificultad por una finísima arena que se derrite al pisar. La vista desde la cumbre es espectacular ya que alcanza varios kilómetros de bosque y al otro lado, los grandes bancales en la boca de la bahía de Arcachon y la larga barra costera de Cap Ferret.

Duna de Pilat

En el aspecto turístico, Las Landas no están nada mal. Son el paraíso de la bicicleta y también del golf y los deportes náuticos. Abundan los campings y las cabañas de madera que se alquilan por temporada, situados en recónditos lugares entre el bosque y el mar. Se come bien, con platos tan reconocidos como el foie de oca, el pato en distintas modalidades, la ensalada landesa, las ostras y el brioche que se pueden acompañar con vino de Tursan, (una variante local del Burdeos) y rematar con un armagnac envejecido. 

Pero no se puede abusar porque mañana temprano hay que volver a pedalear…

Más fotos de esta excursión en: https://goo.gl/photos/FCWbhSr5AyhgUQzo8

No hay comentarios:

Publicar un comentario