Google+ Aislado en este planeta: El Vaticano (II)

sábado, 5 de noviembre de 2016

El Vaticano (II)

El Estado

El jefe del Estado Vaticano es el Papa que además, es el jefe espiritual de los cardenales, obispos y religiosos de la Iglesia Católica en el mundo. Sus poderes son absolutos en todos los ámbitos; legislativo, ejecutivo y judicial y está rodeado por un equipo de gobierno que lo componen las Sacras Congregaciones, los Tribunales y los Santos Oficios de la Curia Romana, donde cada organismo está regido por un Cardenal. La elección del Papa es por sufragio limitado, el famoso Cónclave en la Capilla Sixtina, donde votan solo los cardenales menores de 80 años.

Jardines del Vaticano

A partir de la reforma de 1968, el número de Congregaciones quedó reducido a nueve, las Secretarías son cinco, los Tribunales tres y los Santos Oficios seis. Además el Concilio Vaticano II, creó el Sínodo de Obispos que es una asamblea consultiva compuesta por prelados de todo el mundo que tiene la misión de proporcionar al Papa una visión universal de los problemas y sensibilidades de las distintas iglesias.

El Vaticano cuenta con un poder judicial propio, cuyo alcance llega a veces a religiosos de otros países a través de los Concordatos. Existe un Juez único, un Tribunal y una Corte de Apelación y todas sus competencias están reguladas por los Códigos civil y penal propios, al igual que la tipificación de sus propios delitos y penas. También cuenta con servicios financieros a nivel global a través del Instituto para las Obras de Religión (Banco Vaticano), actualmente inmerso en una profunda revisión para poder salir de la lista negra de países en riesgo de corrupción, debido a sus numerosos escándalos.

Grabado de la Plaza de San Pedro, siglo XIX

La Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas con 180 estados, con embajadores recíprocos en muchos de ellos. El Estado Vaticano es observador permanente en Naciones Unidas, la FAO, la Unesco, la Agencia Internacional para la Energía Atómica o la Organización Mundial del Turismo. Como curiosidad cabe citar que la comunidad internacional permite la navegación marítima de buques vaticanos aunque el Estado no tiene acceso al mar y algo similar sucede con la aviación. En 1984, la Ciudad del Vaticano fue declarada patrimonio cultural y natural por la Unesco, de modo que todo el Estado está reconocido como patrimonio de la humanidad.

Las finanzas del Vaticano se nutren de las aportaciones de los católicos de todo el mundo, de la venta de publicaciones y souvenirs y de las entradas a los museos, sin embargo sus ciudadanos no pagan impuestos. Solo la mitad de la población censada tiene ciudadanía vaticana, aunque muchos de ellos residen en otros países como personal diplomático. El resto, están autorizados a residir, pero sin ciudadanía, como ocurre con los trabajadores de comercios o jardines o los sacerdotes cursando estudios.

Altar mayor y baldaquino de Bernini en San Pedro

La ciudad del Vaticano tiene farmacia, supermercado, estación de ferrocarril y servicios de correos, telégrafos y emisoras de radio y televisión propios, además de sus identificativos en Internet. También tiene su propio periódico diario, el "Osservatore Romano" que tiene ediciones semanales en varios idiomas. Otros órganos de gran trascendencia son las Universidades Pontificias, que en Roma son seis y más de cincuenta repartidas por el mundo.

En casi todas las diócesis del mundo de los países donde está autorizada, la Iglesia Católica lleva a cabo algún tipo de obra social. La cantidad de Fundaciones o Pastorales parroquiales de ayuda abarcan numerosos campos como escuelas a distintos niveles, dispensarios, centros de acogida para niños, residencias de  ancianos, hospitales, centros de rehabilitación de toda índole, leproserías, lucha contra el sida, etc. En este sentido la Iglesia puede considerarse con ventaja, como la mayor ONG del mundo.


Basílica de San Juan de Letrán
Basílica de Santa María la Mayor

El centro de culto más sagrado para los cristianos es la basílica de San Pedro, una de las cuatro basílicas papales o basílicas mayores de Roma. El templo actual fue edificado sobre la antigua basílica de Constantino, tumba del apóstol San Pedro, primer Papa de la Iglesia. Su construcción se inició en 1506, por orden del papa Julio II y las obras finalizaron 120 años más tarde. La autoría de esta monumental obra se atribuye principalmente a Donato Bramante, Michelangelo Buonarroti y Gian Lorenzo Bernini.

Las otras basílicas papales son la archibasílica de San Juan de Letrán, que es la auténtica catedral de Roma, la basílica de Santa María la Mayor de gran tradición española y la basílica de San Pablo Extramuros, sepultura del apóstol y quizás la más bonita de las iglesias romanas.


Basílica de San Pablo Extramuros

En los Pactos de Letrán de 1929, se detallaron las propiedades del Vaticano reconocidas como inviolables y soberanas. Así figuran la Basílica de San Pedro, el conjunto de los palacios Vaticanos, Castelgandolfo, San Calixto, la Cancillería, las basílicas mayores y los edificios de la Santa Sede destinados a institutos y universidades.


     Vaticano (I)                                                                                                  Vaticano (III)                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario