Google+ Aislado en este planeta: La Gloriosa

jueves, 19 de enero de 2017

La Gloriosa

En tiempos convulsos como los actuales, es frecuente oír proclamas a favor de un cambio político que algunos consideran progresista y revolucionario. Se trata de cambiar de manera radical la forma del estado para ensayar fórmulas atrevidas e incluso instaurar la república. Si echamos la vista 150 años atrás, nos encontramos con que estas avanzadas ideas ya se llevaron a la práctica. También entonces había "progres" que embarcaron a España en uno de sus periodos más oscuros y la aventura se saldó con un enorme fracaso político, social y económico. 

Alegoría de la Primera República
Aunque la primera República Española está datada el 11 de febrero de 1873, los hecho que desembocan aquí, tienen su origen en  una sublevación militar con participación de elementos civiles que tuvo lugar en septiembre de 1868 y supuso el destronamiento y exilio de la reina Isabel II, comenzando así el período denominado Sexenio Democrático

Aquellos hombres del 68, en su mayoría liberales de origen burgués o de clases medias, además de los militares, y ante la impotencia demostrada del régimen isabelino para resolver los problemas elementales del país, quisieron hacer en España, de modo radical, la experiencia democrática. 

No se detuvieron en un consenso de ideas o formulas moderadas de anteriores gobiernos y quisieron implantar a fondo los principios derivados de la Revolución francesa: la imprescindible condición de los derechos ciudadanos, el sufragio universal, la libertad de culto y la separación de la Iglesia y el Estado, entre otros. Quizás eran demócratas convencidos pero sobre todo, resultaron ilusos que pusieron su fe en el pueblo, pero no fueron capaces de ver que era necesario un cambio de las estructuras sociales, sin el cual fracasaría la nueva ideología constitucional. Tales deficiencias ideológicas sumieron al país en la anarquía. Tras una Monarquía democrática que hubo que importar, la de Amadeo de Saboya, se inició en España la forma todavía no estrenada de República que no hizo más que precipitar al país en el caos. Las guerras carlistas y la insurrección cantonal, junto con la falta de base social en el país, provocaron el fracaso de la primera República española. 

  • La revolución conocida como La Gloriosa comienza el 18 de septiembre de 1868 con el pronunciamiento de la Armada en Cádiz, al mando del almirante Juan Bautista Topete y del ejército dirigido por los generales Juan Prim y Francisco Serrano.
  • El 30 de septiembre, la reina Isabel se exilia a Francia y tres días más tarde el general Serrano lidera un Gobierno provisional, asumiendo la regencia en junio de 1869
  • Las Cortes Constituyentes redactan una nueva Constitución que es aprobada el 1 de junio de 1869 y nombran Regente del reino al Presidente del Poder ejecutivo Don Francisco Serrano.
  • La nueva Constitución, que excluye a los Borbones de la regencia, ordena no obstante, la búsqueda de un nuevo rey. Se sondean diversas opciones entre las monarquías europeas.
  • En la sesión de Cortes de 16 de octubre de 1870, pugnan por el cargo de monarca cuatro candidatos resultando elegido el duque de Aosta, D. Amadeo de Saboya, nuevo Rey de los españoles, el aspirante que contaba con el consenso de las potencias europeas.
Amadeo de Saboya

Tras aquel despropósito de traer un rey extranjero, que llegó a causar un grave conflicto entre franceses y prusianos a causa del origen de los candidatos, Amadeo llegó a Madrid el 2 de enero de 1871, y su primer acto fue acudir a la basílica de Atocha en la que estaba de cuerpo presente el General Prim, que había sido su gran valedor, asesinado tres días antes. Después se dirigió a las Cortes para prestar juramento y ser proclamado Rey de España.

En realidad Amadeo solo fue admitido por una parte de los liberales que apoyaban a Prim y algunos demócratas más progresistas. En su contra tubo a los republicanos, a los carlistas, todavía activos en algunas zonas, a los aristócratas partidarios de los borbones e incluso a buena parte de la Iglesia. Un oscuro panorama para iniciar un reinado y a pesar de todo lo intentó con su carácter abierto y liberal pero durante su corto reinado una serie de sucesos fueron minando su determinación.

  • La inestabilidad política era delirante. Su primer gobierno con el general Serrano al frente, solo duró seis meses y el siguiente, con Ruiz Zorilla como jefe de gabinete, solo se sostuvo tres meses.
  • Un día, acompañado de su esposa, María Victoria, sufrió un atentado a la vuelta de un concierto en el Retiro. Unos hombres les dispararon en la calle Arenal, y aunque por suerte salieron ilesos, sus agresores resultaron impunes.
  • Los republicanos sembraron las ideas independentistas en Cuba, mientras al gobierno se le rechazaban en las Cortes, las reformas para el gobierno de Ultramar.
  • El ejército también llevó a cabo acciones de protesta. El Arma de Artillería aprovechó el nombramiento del general Hidalgo como capitán general de Cataluña, para sublevarse contra esa designación.


Con este panorama que se complicaba cada día, Amadeo expresó al Presidente su deseo de abdicar del trono español. El 11 de febrero de 1873 el rey anunció oficialmente a las Cortes su propósito de renunciar a la corona. En la misma sesión se proclamó la Primera República, nombrando Presidente del Poder Ejecutivo a Estanislao Figueras.

Amadeo de Saboya salió de España hacia Lisboa donde embarcó hacia Génova con su familia. A pesar de su talante constitucional y su temperamento campechano, ni la aristocracia, ni las clases populares, ni los propios políticos supieron ayudarle en su difícil tarea. España dio una vez más una muestra de su cainismo y de su falta de compromiso democrático, arruinando una monarquía que pudo ser provechosa.

Lo que vino después aún fue peor. La Primera República duró menos de dos años. En su primera etapa de once meses se sucedieron cuatro presidentes del Poder Ejecutivo, todos ellos del Partido Republicano Federal con nombres tan señalados como Estanislao Figueras, Francisco Pi y Margall, Nicolás Salmerón y Emilio Castelar. En este último gobierno se desarrolló el proyecto de la Constitución Federal de 1873, que nunca llegó a ser aprobado por las Cortes y pretendía la transformación de España en una federación de estados al estilo de los Estados Unidos.

¿República Federal o Unitaria?

El segundo período republicano comenzó con el golpe de Estado del 3 de enero de 1874, que dio paso a la instauración de una República Unitaria bajo la dictadura del general Serrano, líder del partido conservador constitucional. En el año escaso que duró, no hubo precisamente tranquilidad pues estaban en activo simultáneamente tres conflictos de armas.

  • En Cuba se desarrollaba la conocida como Guerra de los Diez Años o más comúnmente, Guerra de Cuba, que aunque terminó con el sometimiento de los rebeldes, no acabó con el ansia separatista que no cesaría hasta conseguir la independencia unos años más tarde.
  • En cuanto a la tercera guerra carlista, las hostilidades se prolongaron más allá del periodo republicano y fue con la restauración del régimen borbónico, cuando llegaron a su fin, en parte debido a la presencia de un nuevo monarca que debilitó las ambiciones del pretendiente Carlos VII.
  • La sublevación cantonal tuvo su origen en la idea federalista y descentralizadora fomentada por la Constitución del 69 y había tomado en poco tiempo dimensiones alarmantes al sugerir que cada región, cada provincia y cada municipio, tenían el derecho de constituirse en estado federal. Surgieron de este modo, principalmente en Valencia, Murcia y Andalucía, los cantones que proclamaban su independencia en un movimiento que corrió como la pólvora. Hubo proclamas en cerca de 30 municipios, algunos tan importantes como Alcoy, Algeciras, Almansa, Andújar, Bailén, Cádiz, Castellón, Granada, Motril, Salamanca o Sevilla.
    El más destacado fue el famoso Cantón de Cartagena, un intento de montar un Cantón Murciano de alcance regional. Los sublevados tomaron la base naval y el castillo de Galeras y resistieron durante seis meses al ejército y a la armada de la República que finalmente, en enero de 1874, terminó con la resistencia de la ciudad.

Castillo de Galeras en Cartagena

La primera experiencia republicana en España termina definitivamente con el pronunciamiento de Martínez Campos el 29 de diciembre de 1874, que declara rey de España a Alfonso XII, hijo de Isabel II, que solo contaba 17 años de edad. El Gobierno del general Serrano, no se opuso al pronunciamiento, aceptando al nuevo rey. Así se inicia un nuevo período histórico, conocido como Restauración.

La República, como cualquier sistema democrático, puede ser una buena fórmula de gobierno. Todo depende de cómo se constituya y se desarrolle. En las dos ocasiones habidas en España, se hizo mal. Otra vez será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario